Cubrir incendios forestales: recomendaciones para periodistas
13 de Enero de 2020

Cubrir incendios forestales: recomendaciones para periodistas

A propósito de la temporada de incendios que se vive en América y Australia.
Fotografía: skeeze en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética

El calentamiento global ha contribuido a que los incendios forestales sean cada vez más frecuentes y devastadores. Esto hace más exigente el trabajo para los periodistas dedicados a cubrir emergencias ambientales. 

Los incendios que arrasaron hectáreas enteras de la Amazonía en 2019, los fuegos cuyo humo oscurecen las ciudades de Australia, y los devastadores incendios forestales que cada verano consumen todo a su paso en California, son ejemplo de cuán necesaria es la preparación de los periodistas para cubrir mejor este tipo de catástrofes. 

Lo primero que se debe tener en cuenta es la información básica sobre qué es y cómo se produce un incendio forestal. Al respecto, la revista National Geographic aclara que este tipo de emergencias ambientales no deben verse siempre como algo negativo, pues también ocurren naturalmente y juegan un papel integral en la naturaleza. Al quemar materia en descomposición, pueden devolver nutrientes atrapados al suelo, eliminan plagas, y permiten que la luz solar llegue al suelo del bosque permitiendo así el crecimiento de nuevas plantas. Adicionalmente, algunas especies de árboles, como las secuyoyas, dependen del fuego para que sus semillas se abran. 

La misma revista señala tres elementos naturales o artificiales que provocan los incendios forestales: 

- El combustible: cualquier material inflamable que rodea un incendio, incluidos árboles, hierbas, arbustos e incluso hogares. Cuanto mayor sea la carga de combustible de un área, más intenso será el fuego. 

- El aire: suministra el oxígeno que un fuego necesita para quemar. Los incendios forestales a menudo empeoran por los vientos cálidos y secos, que pueden hacer volar una chispa por millas de distancia.

- Las fuentes de calor: ayudan a provocar el incendio forestal y llevar el combustible a temperaturas lo suficientemente altas como para encender. Los rayos, las fogatas o los cigarrillos encendidos, e incluso el sol pueden proporcionar suficiente calor para provocar un incendio forestal.

Precisamente los periodistas de Estados Unidos, país donde los incendios forestales son frecuentes, son los mayores generadores de artículos con recomendaciones para periodistas sobre cómo afrontar este tipo de situaciones desde los medios. Recopilamos aquí algunos de estos consejos que encontramos en distintas publicaciones que pueden ser útiles para periodistas de cualquier parte del mundo donde se presente un incendio forestal. 

• Estar preparado es lo primero

La mayoría de periódicos y estaciones de televisión estadounidenses hoy en día llevan a cabo talleres anuales de tres horas de duración donde se enseña a la redacción lo básico sobre la naturaleza de los incendios, el comportamiento del fuego y cómo mantenerse a salvo. La lección clave e que aprenden ahí es la de no tratar de ser héroes y dejarle el trabajo de combatir las llamas a los que saben. “El mejor consejo que puedo darles es observar a los profesionales. Si ve que un bombero está entrando en pánico, entonce entienda eso como una señal de que usted se encuentra en un lugar del que debería apartarse”, dice Lizzie Johnson, reportera del San Francisco Chronicle.

• Recordar el papel que está jugando el cambio climático

Procure tomar distancia para ver que el incendio forestal que se está generando a las afueras de su ciudad es parte de un fenómeno global relacionado con el calentamiento global. Veranos más largos y cálidos son el escenario perfecto para que en el mundo entero se multipliquen los incendios forestales. Busque entrevistar expertos en cambio climático que le ayuden a entender esta realidad a su audiencia, recomienda Jon Allsop en Columbia Journalism Review. Sin embargo, evite caer en el lugar común de echarle toda la culpa del incendio al calentamiento global. Sea específico sobre las causas: ¿fue provocado, o causado naturalmente? Contraste datos para establecer si se ha dado un aumento en la frecuencia de estos eventos en su país, recomienda Chloe Reichel en Journalist’s Resource

• Aprovechar la situación para dar a conocer cómo viven los bomberos

Los cuerpos de bomberos suelen pasar por dificultades presupuestales en muchas ciudades del mundo. Nadie se acuerda de ellos hasta que las llamas ocasionan una tragedia. Pero las condiciones laborales de estos hombres no suelen ser las mejores. En países como Perú, son totalmente voluntarios y no reciben remuneración alguna. En Estados Unidos, más bomberos mueren por suicidio que cumpliendo su deber. Estos son aspectos que merecen ser recordados en medio del cubrimiento. 

• Recordar que el lenguaje sensacionalista solo aviva los incendios

Así lo advierte Jesús Díaz-Campos, profesor de la Universidad Internacional de La Rioja. En un artículo publicado por The Conversation durante una reciente temporada de incendios forestales en Galicia y Portugal, este profesor de comunicación señala que los diarios digitales recurren a menudo al lenguaje sensacionalista. Es un lenguaje que apenas aporta información y que, por el contrario, contribuye a aumentar la tensión y el dramatismo. Hablamos de adjetivos y expresiones como “infierno”, “escena dantesca”, “apocalipsis” o “historias desgarradoras”. No añaden ningún detalle o dato objetivo de interés para el lector, pero estimulan el morbo y el drama.

• Evidenciar la falta de políticas públicas para prevenir incendios

Publicar artículos para conmemorar el aniversario de un incendio catastrófico se ha convertido en rutina para los periodistas de Colorado, un lugar donde este tipo de emergencias son comunes en verano. Sin embargo, para la profesora Adrianne Kroepsch, estos artículos se quedan cortos al simplemente recordar la magnitud de la tragedia, sin resaltar que varios meses después sigue habiendo un vacío en políticas públicas que ayuden a prevenir que los incendios se repitan. 

• Utilizar el periodismo de datos para mostrar la magnitud del incendio

Utilizar mapas satelitales combinándolos con la información proporcionada por agencias gubernamentales para la atención de desastres puede ser una poderosa manera de mostrar a su audiencia qué tan grave es el incendio. En esta recopilación realizada por Global Investigative Journalism Network es posible ver excelentes ejemplos de cómo varios medios lograron mostrar los incendios forestales visualizándolos desde una perspectiva diferente a la típica fotografía de los árboles ardiendo. 

• Tener cuidado con las redes sociales como fuente de información

#ArdeValencia fue tendencia en Twitter en España por varios días durante los incendios forestales que se presentaron en los alrededores de esta ciudad española en 2012 acabando con 50,000 hectáreas de bosque. Un grupo de investigadores de la Universidad Jaime I de España evaluó 491 mensajes publicados en esa red social durante una semana, clasificándolos en categorías como informativo, opinión, humor, insulto, ruido. Tras el análisis, encontraron que la mayoría de mensajes (46%) eran meras opiniones, cuestionando la gestión del partido de gobierno ante la emergencia. Solamente el 2,8% de los mensajes contenían información exclusiva de valor para los periodistas que cubrían la emergencia. 

• Mostrar la magnitud real del incendio

“Debido a que los incendios que se apagan rápidamente no se convierten en noticia, el público recibe imágenes distorsionadas que muestran solo los incendios más destructivos y fuera de control”, señala Andrew Graham en Montana Journalism Review. Al acudir al lugar del incendio, procuremos captar no solamente fotografías de las llamaradas más voraces, sino también aquellos focos que han logrado ser controlados por los bomberos, de tal forma que la audiencia no se lleve una impresión equivocada sobre qué tan grave es la situación. 

• No olvidar a las víctimas tras el incendio

Suele suceder que tras apagarse las llamas, las cámaras se van, olvidándose del drama humano dejado tras el incendio. ¿Pero qué pasó con aquellas personas que perdieron sus hogares en medio del fuego? ¿Qué hay de aquellos que perdieron seres queridos por culpa de los gases tóxicos? El diario británico The Guardian ofrece un gran ejemplo de cómo abordar las historias de las víctimas, en este interesante reportaje que muestra de qué manera la salud mental de los habitantes de Santa Rosa, California, se vio afectada tras los destructivos incendios del último año. 

• Utilizar los medios para campañas de solidaridad

Chile es otro país donde los incendios forestales son habituales y devastadores en verano. Allí, canales como Chilevisión, Mega y TVN han liderado campañas como Leavantemos Chile y Juntos por Chile, en las cuales se recolectaron miles de dólares para reconstruir las casas de aquellas familias que las perdieron por culpa de las llamas. 

• Utilizar la ropa y equipos adecuados

Romaneth Hidalgo, directora de Noticias de Full TV en Bolivia recuerda haber visto colegas cubriendo incendios en pantalones cortos. Esto no solo es inadecuado, sino peligroso. Al enviar un reportero a cubrir un incendio forestal, equípelo con los implementos adecuados: pantalón largo, una camisa de manga larga, agua, máscara de gas, bloqueador solar, lentes de sol, guantes, botas de campo y casco.

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.