Lecciones periodísticas del enfrentamiento Ramos – Trump
27 de Agosto de 2015

Lecciones periodísticas del enfrentamiento Ramos – Trump

El hecho sucedió en Dubuque, estado de Iowa, a donde Ramos viajó con la esperanza de que al tratarse de un evento convocado en una pequeña ciudad, tendría más oportunidad de hacerle preguntas al esquivo candidato.
Red ética

Jorge Ramos, conductor del Noticiero Univisión, el informativo de mayor audiencia entre la población latina en Estados Unidos, se convirtió en noticia al ser expulsado de una rueda de prensa convocada por el candidato presidencial republicano Donald Trump.

El hecho sucedió en Dubuque, estado de Iowa, a donde Ramos viajó con la esperanza de que al tratarse de un evento convocado en una pequeña ciudad, tendría más oportunidad de hacerle preguntas al esquivo candidato.

Pero lo insólito ocurrió cuando al ver que no le daban la palabra, Ramos se puso de pie y comenzó a realizar sus preguntas en voz alta, provocando la ira de Trump, quien le ordenó a uno de sus guardaespaldas que lo expulsara de la sala.

Lo sucedido ha llamado la atención del mundo entero, y Ramos ha aprovechado la visibilidad conseguida tras el incómodo episodio con Trump, para invitar a periodistas y medios de comunicación a reflexionar respecto a cuál debe ser la forma correcta de informar sobre las declaraciones del multimillonario candidato, con frecuencia calificadas como xenófobas.

“Cometemos un error si no nos tomamos en serio a Trump”, afirmó Ramos en entrevista concedida al diario español El País. “Está ofreciendo la utopía de un país blanco, sin inmigrantes, cuando Estados Unidos es multiétnico. Tiene un discurso peligroso… Si llega a la Casa Blanca, la transformación de Estados Unidos sería brutal y tendría graves consecuencias para los latinos”, añadió.

Las reflexiones de Ramos van en contra del pensamiento de otros periodistas, quienes han hecho un llamado para dejar de prestarle tanta atención a las declaraciones de Trump, pues al hacerlo le están siguiendo el juego, haciéndole publicidad de manera gratuita.

“Él no puede ser ignorado. Pero el cubrimiento no puede convertirse en un amplificador de la demagogia.Cubriré a Trump cuando se refiera a asuntos políticos claros y detallados. Pero si no lo hace, no merece toda la atención que le estamos prestando”, opinó Charles M. Brown,  columnista del New York Times.

En entrevista concedida a la emisora colombiana W Radio, Jorge Ramos fue más amplio en su reflexión e invitación a no ignorar a Trump. “Los medios de comunicación estamos en la obligación ética de advertir sobre la peligrosidad de personajes como Donald Trump, quienes saben manipular el sentimiento nacionalista de la opinión pública para llegar al poder”.

Cómo reaccionar ante las declaraciones xenófobas

Las declaraciones de Donald Trump en contra de los inmigrantes habían motivado recientemente uno de nuestros tuitdebates semanales. La mayoría de periodistas de toda iberoamérica que participaron en el debate estuvieron de acuerdo en no ignorar este tipo de afirmaciones que incitan al odio, pero en tampoco prestarles exagerada atención.

 

Aunque el Consultorio Ético de la FNPI no ha abordado directamente el caso de Donald Trump, el maestro Javier Darío Restrepo sí ha respondido a preguntas de periodistas latinoamericanos respecto a cómo obrar cuando los políticos exacerban los ánimos nacionalistas en sus países. “La independencia aparece como un ideal para la actividad del periodista. Si se la aplica en situaciones como esta, le señala al reportero la necesidad de mantener distancia respecto del poder, cualquiera que él sea”, recomienda Restrepo en respuesta a un periodista ecuatoriano.

En otro caso reciente, cuando Colombia perdió un importante espacio de mar territorial en un litigio frente a Nicaragua, Restrepo recomendó mantener la distancia y evitar convertirse en amplificador de declaraciones que incitaran al odio, ya que “los nacionalismos resultan de una exacerbación d elos sentimientos y de una disminución de los razonamientos; por tanto, la información deberá estar dirigida prioritariamente al entendimiento de los receptores y solo secundariamente a sus sentidos y sentimientos”.

Otro recurso valioso para periodistas que se enfrentan al dilema sobre qué tanto despliegue darle a las declaraciones de políticos que están incitando al odio a propósito para ganar popularidad, la Red de Periodismo Ético (EJN, por sus siglas en inglés) publicó recientemente una lista de 5 recomendaciones para tener en cuenta al escuchar declaraciones xenófobas.

1. Considere la posición o estatus del emisor

Los periodistas a menudo son acusados ​​de incitación al odio, y de hecho algunos comentaristas permiten las declaraciones provocativas y abusivas cuando les conviene. Pero en la gran mayoría de los casos, los periodistas y medios de comunicación son culpables por amplificar las declaraciones malintencionadas de los demás.

2. Tenga en cuenta el alcance del discurso

Una conversación privada conocida por un periodista puede contener opiniones odiosas que hacen relativamente poco daño si se mantienen en privado. Pero eso cambia si el discurso se difunde a través de medios de comunicación o Internet.

3. Analice los objetivos del discurso

Normalmente, los periodistas éticos y editores bien informados podrán identificar rápidamente si el discurso pretende deliberadamente atacar o disminuir los derechos humanos de los individuos y grupos. También deben saber si tal expresión es objeto de sanciones penales o de otro tipo. A veces es necesario que los periodistas se rompan las reglas, pero deben estar en todo momento al tanto de los riesgos existentes cuando se deciden a publicar.

4. Examine el contenido y forma del discurso

Los periodistas tienen que juzgar si el discurso es provocador y directo, en la forma que se hace, y el estilo en que se entrega. Hay un mundo de diferencia entre alguien que habla fuera en una cafetería con un grupo pequeño, a quien lo hace en el marco de un discurso pronunciado en un lugar público, ante una audiencia excitable.

5. Tenga presente el ambiente político, económico y social

Los discursos peligrosos o controvertidos surgen sobre todo cuando los tiempos son duros, las tensiones sociales son agudas y los políticos están en guerra unos con otros. El calor de una campaña electoral, cuando los grupos políticos se desafían entre sí, compitiendo por la atención pública se presta a menudo para los comentarios inflamatorios. Los periodistas tienen que juzgar si la expresión es justa, basada en hechos reales y razonables de acuerdo a las circunstancias.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.