Aumentan la censura y amenazas, revela informe anual sobre libertad de prensa en Colombia
11 de Febrero de 2020

Aumentan la censura y amenazas, revela informe anual sobre libertad de prensa en Colombia

Red Ética

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) presentó su informe 2019, donde expone la situación actual del periodismo colombiano. 

Dos periodistas asesinados en Colombia por razones de su oficio, 137 amenazas, 66 casos de acoso judicial, cuatro exilios, tres secuestros y 303 agresiones más hacen parte del balance presentado en el Informe Anual de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP).

En el reporte titulado Callar y fingir: la censura de siempre, la entidad encargada de registrar los casos donde la libertad de prensa sea amenazada en Colombia revela que en el país se están presentando nuevas estrategias de censura, que van desde el uso de pauta para determinar los temas que se pueden cubrir, hasta los intentos de prohibir un uso libre de las redes sociales. 

El lanzamiento del informe de la FLIP coincide con la conmemoración del Día del Periodista en Colombia, que se celebra cada 9 de febrero. Pero también con la publicación de la investigación realizada por la Liga Contra el Silencio, una coalición de organizaciones académicas y periodísticas, que reveló de qué manera desde funcionarios cercanos al Gobierno se organizan estrategias de desprestigio en redes sociales contra medios y periodistas contrarios al poder político. 

"Las intimidaciones contra periodistas se han multiplicado desde la firma de los Acuerdos de Paz", afirma Jonathan Bock director ejecutivo encargado de la FLIP, añadiendo que "hay una especie de criatura extraña que se está institucionalizando en las lógicas del actual Gobierno, a la cual le encanta controlar la información y las ideas, y le gusta que la prensa calle, finja y pretenda que todo está en orden”

Evidentemente, las cifras respaldan la afirmación de Bock. Mientras que entre  los años 2014 y 2016, hubo 257 periodistas amenazados; entre 2017 y 2019, la cifra prácticamente se duplicó, ascendiendo a 593. Además, en regiones del país como Cauca, Arauca y la zona fronteriza con Ecuador, hay municipios donde la actividad de la prensa libre está totalmente vetada. Otra cifra preocupante está en la disminución de puestos de trabajo en los medios tradicionales, donde en los últimos cuatro años, al menos 1.1000 periodistas colombianos fueron despedidos. 

El reporte advierte en su introducción que “la violencia contra la prensa dejó en el 2019 nuevas cicatrices, difíciles de disimular. Pero esos ataques también se entrelazaron con otras fórmulas más sutiles por el control de la información y de las ideas, que buscan que la prensa calle y al mismo tiempo que finja y pretenda que todo está en orden. Una censura que, aunque vieja, se viste con nuevos ropajes”.

 

©Fundación Gabo 2020 - Todos los derechos reservados.