Sin periodismo ético, la democracia estará amenazada: Aidan White
20 de Marzo de 2016

Sin periodismo ético, la democracia estará amenazada: Aidan White

Aidan White muestra como la EJN ha ayudado a los periodistas y medios en países difíciles para desarrollar maneras prácticas de promover la ética en las noticias.

En el actual ecosistema de los medios con circunstancias como Twitter, el escándalo de News Of The World, una decadente industria de prensa y el incremento de las noticias sensacionalistas, ¿cómo se puede mantener la credibilidad de su propia sala de redacción mientras que los demás la están perdiendo?

Aidan White, director de la Red de Periodismo Ético (EJN por sus siglas en inglés), insiste en que las respuestas para mantener el periodismo al nivel de los más altos ideales de la democracia pueden ser encontradas al reexaminar los estándares éticos – una tarea difícil de implementar en la práctica.

Durante los últimos dos años, la EJN ha ayudado a los periodistas y medios en países difíciles para desarrollar maneras prácticas de promover la ética en las noticias, con proyectos que han alcanzado a países como Pakistán, Egipto, Hungría, Albania y Turquía.

En esta entrevista originalmente concedida a la Global Editors Network (Red Global de Editores de Medios), y que hemos traducido al español en la Red Ética Segura de la FNPI, Aidan White resalta los mayores errores que se cometen en cuanto a ética periodística y cómo las organizaciones de noticias pueden mantener prácticas éticas en su labor diaria.

Global Editors Network (GEN): ¿Cuáles cree usted son las mejores estrategias que deberían tener las organizaciones modernas de medios para mantener los estándares éticos?

Aidan White (AW): La forma en que los medios y el periodismo tradicional trabajan y hacen negocios ha cambiado, pero lo que no ha cambiado es el imperativo ético del periodismo. Los puntos de referencia del periodismo de calidad – exactitud, confiabilidad, imparcialidad, respeto por la humanidad y por la audiencia -, siguen siendo principios cardinales que hacen del contenido algo creíble y útil para una amplia audiencia.

Los medios noticiosos en todas las plataformas deben asegurarse de contar con estructuras de edición y reportería que produzcan altos niveles de calidad. Pero también deben reconocer que la ética y los estándares son una parte esencial de los procesos de administración y propiedad de los medios. Las reglas para una buena administración y toma de decisiones son tan importantes para crear una cultura de periodismo ético, como lo son los códigos para el personal en la sala de redacción.

Los medios necesitan llevar a cabo sus propias auditorías internas para revisar la forma en que trabajan y asegurar tanto la responsabilidad social corporativa como las prácticas éticas en las redacciones. Establecer estructuras de monitoreo interno para revisar el rendimiento y mejorar las condiciones para un periodismo de calidad es algo importante. No se trata de acordar una pomposa declaración de buenas intenciones, sino de crear un sistema práctico para resolver los problemas, construir una relación de credibilidad con la audiencia y darle a los periodistas la confianza para que trabajen éticamente.

GEN: ¿Cómo usa la EJN las auditorías de medios para mejorar la conducta ética en las redacciones?

AW: Las auditorías de medios han sido llevadas a cabo por la EJN en Pakistán y otros lugares para ayudar a que los medios se evalúen a sí mismos. Son una forma en que los medios pueden revisar su propio desempeño y establecer puntos de referencia para mejorar la forma en que hacen periodismo y toman decisiones administrativas.

Se trata de un simple cuestionario en el cual la compañía se pregunta a sí misma sobre cuestiones relevantes respecto a cómo trabaja y cómo hace periodismo. Las respuestas pueden ser analizadas para indicar fortalezas y debilidades. La compañía puede ver así qué necesita para mejorar su desempeño en el futuro. Las auditorías pueden ser realizadas con una periodicidad anual y puede ayudar a las empresas de noticias a establecer objetivos, tanto en el campo periodístico como en el administrativo.

Es importante resaltar que estas auditorías son para uso interno. Una empresa puede usar los resultados para promocionar su negocio – al, por ejemplo, anunciar que ha alcanzado ciertos niveles éticos para animar a sus anunciantes-. O puede también elegir mantener esta información de manera confidencial para usarla con propósitos internos. Es decisión de cada compañía.

GEN: Luego del Informe Levenson, ¿cree usted que se necesitan nuevas reglas para que los periodistas sean honestos?

AW: Debería haber siempre reglas establecidas para mantener el periodismo honesto. La pregunta es si el violarlas debería tener consecuencias legales o no. Mi punto de vista es que la respuesta de los medios al Informe Leveson ha sido exagerada. De hecho, su Señoría hizo algunas propuestas modestas para invitar a la industria de la prensa a actuar colectivamente para crear un sistema apropiado de autorregulación que sea creíble para el público en general.

El asunto legal que hace referencia a quién debe establecer ese nuevo órgano regulador no es un gran reto, al menos no en Gran Bretaña, donde las tradiciones democráticas han sido establecidas desde hace largo tiempo.

Yo sigo comprometido con la noción de la autorregulación en los medios, pero tenemos que hacerla funcionar, hasta ahora en Gran Bretaña la prensa no se ha ayudado mucho al usar su posición especial para defender sus propios interesas en lugar del interés público. Si la prensa puede cambiar, entonces el Informe Leveson habrá funcionado.

GEN: ¿En su opinión, cuáles son las principales amenazas que internet le plantea al periodismo ético?

AW: Claramente, la fragmentación del espacio informativo – las muchas, muchas formas de estar enterados de lo que pasa y la influencia de las redes sociales – ha aumentado el pluralismo. Tenemos más opiniones e ideas disponibles que nunca antes y la audiencia es parte del proceso de recolección y diseminación de las noticias. Esto es bueno, pero también tiene un aspecto negativo. Desafortunadamente, se han ido debilitando las protecciones éticas que cuidan a los ciudadanos de la inexactitud, los rumores, la especulación y el discurso ofensivo.

El afán por publicar inevitablemente significa problemas en la verificación de las noticias, las imágenes y los comentarios externos sobre el trabajo periodístico.

Las redes sociales y los blogs no pueden ser sustitutos del periodismo verificable, que hoy en día se trata menos de reportar sobre noticias y más en proveer contexto, antecedentes y análisis cuidadoso sobre el impacto de los eventos que acontecen en el mundo que nos rodea. Pero la mezcla de opinión y periodismo amenaza la base ética del trabajo periodístico, así que ¿cómo encontramos un equilibrio?

Hoy, los medios tradicionales permanecen como los más confiables también online. La gente todavía demanda información en la que pueda confiar. ¿Cómo satisfacemos la necesidad de periodismo ético con el entendible deseo de obtener información tan rápido como sea posible? La EJN existe para promover campañas de capacitación en medios, el periodismo independiente y un panorama informativo que no sea distorsionado por interferencias políticas o constreñimientos legales.

GEN: Dados los nuevos avances tecnológicos, ¿cuáles son algunos de los retos que se presentan ahora al informar durante unas elecciones?

AW: Reportar durante elecciones es el más grande reto para el periodismo político independiente e imparcial, por eso es que la EJN ha desarrollado un código de reportería durante elecciones para periodistas y medios. Fue hecho para Pakistán, pero puede aplicarse a cualquier lugar.

En época electoral, los políticos dirán cualquier cosa – sí, cualquier cosa – si les puede significar aparecer en los titulares y ganar votantes. Los periodistas deben poner a prueba esas promesas. A veces, no lo hacen tanto como deberían.

En las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos, por ejemplo, algunos medios abandonaron su responsabilidad de poner a prueba las mentiras de los políticos. Normalmente, se esperaría que los reporteros hicieran preguntas indagadoras, pero en su lugar ellos acudieron a Twitter y a e-mails de la audiencia que habían recibido para enmarcar las preguntas que distorsionaban la realidad. La razón por la que esto sucedió es porque los políticos han acusado a los medios de ser partidistas cuando hacían preguntas duras o comentarios negativos.

En países como Pakistán o Rusia, las amenazas son todavía peores y en algunas ocasiones los medios y periodistas enfrentan violencia si son demasiado críticos con políticos poderosos. En otros países, India por ejemplo, algunos periódicos abandonan cualquier pretención de imparcialidad para venderse a los políticos que paguen el más alto precio. Algunos incluso aceptan pagos para escribir historias negativas sobre oponentes políticos.

En la era de Twitter y Facebook, los políticos sagaces, en especial aquellos que pertenecen a grupos inescrupulosos, usan cada truco informativo que pueden para que su mensaje sea publicado. Es por eso que el periodismo ético durante tiempo de elecciones es no solamente deseable, sino esencial. Si no lo logramos, la democracia estará fatalmente amenazada.

++

Si usted encontró interesante este artículo y le gustaría conocer a Aidan White y ser parte de la Conferencia Anual de la EJN el próximo 19 de junio en París, regístrese aquí para la GEN News Summit 2013. También puede suscribirse a la newsletter de GEN para recibir artículos como éste por correo electrónico.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.