Columnistas se enfrentan sobre vida privada de la fiscal Morales
14 de Diciembre de 2011

Columnistas se enfrentan sobre vida privada de la fiscal Morales

Varios de los más respetados columnistas del país han dedicado sus espacios en Semana, El Tiempo y El Espectador a debatir respecto al matrimonio de la fiscal Viviane Morales con el exguerrillero del M-19.
Ética

Varios de los más respetados columnistas del país como Maria Jimena DuzánCecilia OrozcoFelipe ZuletaMaría Isabel Rueda y María Elvira Samper han dedicado sus espacios en Semana, El Tiempo y El Espectador a debatir respecto al matrimonio de la fiscal Viviane Morales con el exguerrillero del M-19 Carlos Alonso Lucio.

La primera en alborotar el avispero fue Duzán, quien en su columna titulada ¿Responderá la fiscal a estas preguntas?, cuestiona la cercanía de Lucio con los primos Nule, además de su papel en los diálogos de paz con los paramilitares en Ralito, y lo acusa de haber recibido dinero del narcotraficante Pacho Herrera cuando era congresista.

No es la primera vez que Duzán aborda el tema de la vida privada de la fiscal en sus columnas para Semana. Ya lo había hecho en mayo de este año con un artículo titulado La vida privada de la fiscal.

En respuesta a las inquietudes planteadas por Duzán, dos posiciones encontradas se publicaron en la edición dominical de El Espectador. Por un lado Felipe Zuleta, en la columna titulada La primera piedra, salió en defensa de la fiscal, argumentando que “resulta inconveniente que los periodistas empecemos a meternos, literalmente, entre las sábanas de los empleados públicos.”

A su turno, Maria Elvira Samper empieza su artículo Gajes del oficio citando al maestro de la FNPI Javier Darío Restrepo, quien dice “lo propio del periodista es la duda, el periodista duda, luego existe”. Seguidamente, expone las razones por las cuales los periodistas sí pueden, y deben, investigar y cuestionarse sobre la relación de la fiscal Morales y Lucio, según ella “porque Viviane Morales es la fiscal general de la Nación, uno de los más altos cargos de la rama jurisdiccional, y porque Lucio no es un ciudadano cualquiera, pues muchas de sus actuaciones han sido públicas y su trayectoria no ha sido propiamente la de un santo.”

Ambos columnistas ampliaron sus argumentos al día siguiente en una entrevista que le concedieron al noticiero de Francisco Santos en RCN La Radio.

El mismo diario El Espectador le concedió un amplio espacio a una carta de una lectora que firmó como Carmen Maldonado de Bogotá, quien defendió el derecho de Morales a tener su vida privada, “…no aceptan que una mujer joven y valiente esté brillando con luz propia y por lo tanto se le tiene que endilgar el que haya regresado con su exmarido”, dice la misiva.

El debate siguió vigente luego de que Cecilia Orozco Tascón publicara el 14 de diciembre la columna Debates difíciles pero necesarios, donde expone tres ejemplos, uno en Europa, otro en Estados Unidos y el último en Colombia, en los cuales tribunales de justicia fallaron a favor de medios de comunicación donde se habían publicado historias sobre la vida privada de funcionarios públicos.

Para pensar:

¿Hasta dónde pueden indagar los periodistas en la vida privada de los funcionarios públicos? ¿Cuál es el límite?

¿Cree usted que por ser mujer la fiscal Viviane Morales, la opinión pública es más dura en su forma de juzgarla?

A propósito, vea las inquietudes planteadas en el Consultorio Ético de la FNPI, respecto al tema de la información como bien público.

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.