"Como maestra, Leila Guerriero es la suma de una metodología estricta, la revisión implacable y la ausencia de concesiones".

"Como maestra, Leila Guerriero es la suma de una metodología estricta, la revisión implacable y la ausencia de concesiones".

­­­
Por Santiago Rosero
Aunque estéticamente un encuadre resulte bello, un buen director de fotografía de cine se pregunta si le va a ser útil, si le va a servir a la película. Con un criterio similar, Leila Guerriero insiste en que la mirada del reportero debe enfocarse en lo pertinente para su historia, en que se debe renunciar a los artificios innecesarios de la forma, en que hay que guardar la debida distancia para captar la panorámica y hacer zoom cuando el caso lo amerite.
Así como el sonidista sabe poner en equilibrio las fuentes de audio, cuando haga falta Leila pedirá más ambiente, más calle, voces con más presencia, voces en otro plano, música en las palabras. Cuando algo de eso sobre o suene descompuesto, lo desechará sin dudar.
Deshacerse, elegir, sacarse de encima, aprender a despojarse aunque inicialmente guste, aunque finalmente duela. Como un hábil editor, Leila pondrá énfasis en el montaje, en la selección rigurosa del material, en la coherencia de las partes, en las posibles formas del rompecabezas. Nada de artilugios vacuos, solo lo que quepa. Probablemente comente que a veces se queda afuera más de lo que va adentro, pero a la vez insistirá en la necesidad de que el texto abunde en datos.
Habiendo planificado lo posible, improvisado sobre la marcha, habiéndose desviado del camino y retomado uno nuevo, quizá uno más preciso, el director será capaz de poner todos esos elementos en armonía, sabrá trazar, ojalá con solidez temática y estética, la línea transversal de su relato.
La idea es que, para nuestros textos, aprendamos a desarrollar todos esos roles.
Perdón por los símiles fáciles, pero en el taller que tuve con Leila Guerriero en Ciudad de México, en abril de 2012, le oí decir que el periodismo narrativo bien logrado es a las letras lo que el documental bien logrado es al cine, y creo que hay bastante para considerarlo.
Ojo: como maestra, Leila Guerriero es de la vieja escuela. Vieja escuela: la suma de una metodología estricta, la revisión implacable, la ausencia de concesiones, la presión, la tensión. No se asusten. Prepárense. 
Santiago Rosero
Ha colaborado para medios como Radio France Internacional, en París, GEO Saison, Gatopardo, Travesías, El Semanal, SoHo, Mundo Diners y El Telégrafo. Es autor de El periodismo cultural en los medios ecuatorianos, en colaboración con CIESPAL; el Libro de las Huecas, sobre comidas tradicionales y populares en Quito con el colectivo de arte contemporáneo y cultural popular La Selecta; y del libro de fotografías Cromos. Santiago Rosero fue tallerista de Leila Guerriero en 2012 en el Taller de periodismo narrativo para la información cultural que tuvo lugar en México. 
Leila Guerriero conducirá el taller Periodismo Narrativo: reporteo, mirada y estilo, en El Salvador. Aquí encontrarás toda la información sobre el taller y las instrucciones para postularte. 

©Fundación Gabo 2020 - Todos los derechos reservados.