Cómo derribar estereotipos desde el fotoperiodismo de soluciones

28 de Septiembre de 2020

Cómo derribar estereotipos desde el fotoperiodismo de soluciones

Muchas veces, sin quererlo, los retratos de ciertas comunidades o temáticas prolongan las etiquetas y la manera esterotipada en la que, durante años, hemos visto a ciertas poblaciones. Así se puede romper esta narrativa.

Retrato de Terrineka Maxwell, de 18 años, hecho por Andrea Morales. Maxwell hizo parte del trabajo de Morales sobre personas sin hogar. Foto: Cortesía A. Morales.

 

La misión del fotoperiodismo es inspirar una empatía más profunda entre las audiencias y las experiencias vividas de los fotografiados. Los fotoperiodistas a menudo buscan conectar a las personas en mundos diferentes entre sí. El periodismo de soluciones informa y amplifica el trabajo de las personas que se esfuerzan por abordar y responder a los males sociales, ambientales y políticos. Para lograr esos objetivos, los fotoperiodistas deben comprender la diferencia entre los enfoques de creación de imágenes que humanizan y deshumanizan a las comunidades vulnerables. Por eso es importante mostrar quién responde y cómo responde, un principio fundamental del periodismo de soluciones.

Con demasiada frecuencia vemos simplistas alterizaciones de retratos de personas en blanco con cara de color en la que la imagen de facto se usa para ilustrar un tema de derechos humanos. Retratar rostros inexpresivos en lugares remotos no tiene ningún impacto. Las imágenes de violencia gráfica y horrorosa tampoco inspiran una empatía duradera y transformadora. Ninguno de estos tipos de fotografías avanza en la comprensión de lo que se está haciendo para abordar los problemas.

En cambio, es un compromiso integral y completo con las personas, las comunidades y los entornos que cubrimos, lo que produce el tipo de conocimiento sobre los problemas que motiva la acción en las audiencias. Una historia visual centrada en soluciones busca explicar el problema subyacente, retrata las respuestas existentes a esos problemas y proporciona un marco para el público que lo ve que puede inspirar y empoderar la realización de cambios adicionales. La fotoperiodista de Los Ángeles, Aditi Mayer, dice que "muchos periodistas a menudo piensan en sí mismos como intermediarios entre las comunidades que documentan y las masas". Ella argumenta, sin embargo, que "tenemos que trabajar activamente para facilitar espacios para que estas comunidades se expresen como mejor les parezca". Revertir y contrarrestar este tipo de narrativas de victimización es el núcleo del enfoque de la Red de Periodismo de Soluciones para la fotografía documental.

Imégenes como las fotografías de Andrea Morales sobre el enfoque de Tennessee para canalizar la crianza de las personas sin hogar y el proyecto 'Matriarca' de Mayer van en contra de los estereotipos, destacando a las personas afectadas y cómo prosperan a pesar de los eventos traumáticos, y mostrando a las comunidades como agentes activos en la lucha contra la injusticia que enfrentan. Morales dice que cada vez que tiene la tarea de representar visualmente a alguien requiere agilidad para comunicarse con claridad para que el proceso siga siendo transparente y consensuado. “La mayoría de las personas a las que fotografío no son directores ejecutivos ni políticos, por lo que no tienen ese poder sistémico que ejercer, pero su poder individual, incluso mientras se encuentran atrapados en una lucha, merece un honor mientras hago el trabajo”.

A continuación, te presentamos algunos enfoques para producir fotoperiodismo de soluciones igualmente inclusivas y centradas en la equidad:

Comprueba nuestros prejuicios y nuestros privilegios:

a) Como periodistas, a menudo nos encontramos contando historias de comunidades de las que no tenemos conocimiento o experiencia previa. Ya sea que lo reconozcamos o no, nuestras experiencias particulares de vida nos preparan para comprender el mundo de maneras muy específicas. Esas nociones preconcebidas sobre personas, lugares y cosas a menudo pueden infiltrarse en la forma en que transmitimos las noticias. Es nuestra responsabilidad reconocer los prejuicios y conceptos erróneos implícitos y explícitos que podamos tener sobre la raza, la etnia, el género, la (discapacidad), la religión, la sexualidad y otros grupos vulnerables antes de contar sus historias.

b) El poder de la fotografía está en su capacidad para enmarcar historias de manera simbólica. Sin embargo, esos símbolos y abreviaturas visuales que elegimos utilizar pueden ampliar la comprensión de las audiencias sobre ciertas comunidades o reproducir narrativas unilaterales que desempoderan. Pregunta qué ideas preexistentes sobre raza, clase, género, religión, sexualidad y discapacidad podrían animar sus representaciones visuales de personas y lugares en sus fotografías. Está abierto a comentarios y opiniones de las comunidades más afectadas por la retórica visual dañina. Al señalar que el fotógrafo no es un ser neutral, Meyer dice que nuestras propias identidades "pueden cambiar en gran medida la dinámica de la narración, lo que exige que cuestionemos nuestra propia posición en relación con las comunidades cuyas historias deseamos contar".

c) También es importante reconocer la diferencia en la dinámica de poder entre un periodista que puede entrar y salir de un espacio para informar sobre un tema y aquellos que continuarán experimentándolo mucho después de que nos hayamos ido. Cuando entramos en una historia con privilegio blanco, privilegio de clase, privilegio cis-género/heteronormativo y/o capacidad física, entre otros privilegios potenciales, debemos buscar comprender cómo estos pueden afectar nuestra capacidad para movernos a través de los espacios que ocupamos y cómo pueden afectar a las personas que fotografiamos. Si bien tener acceso a ciertos privilegios no es nuestra “culpa”, es nuestra responsabilidad reconocer su existencia y comprender cómo estos privilegios moldean nuestras interacciones con los demás.

Terirneka Maxwell, de 18 años, camina con Cindy Walker, su especialista en el programa YV Lifeset, mientras busca un nuevo apartamento. Maxwell se había lesionado el pie mientras cocinaba, pero todavía estaba de buen humor durante un proceso que no obtuvo muchas pistas debido a la falta de viviendas asequibles y disponibles. Foto de Andrea Morales.

Trata de comprender las complejas desigualdades estructurales e históricas que han creado los problemas existentes

a) Toda buena "solución" debe primero comprender verdaderamente el problema en sí. ¿Cómo podemos dar una respuesta eficaz a una pregunta si no tenemos idea de lo que se pregunta? En otras palabras, sin entender el contexto, la perspectiva de encontrar una solución a este problema parece poco probable. Es necesaria una descripción general de un problema social/político/ambiental en su raíz para comprender cómo y por qué una determinada respuesta funciona... o no funciona. Morales dice que vivir en las comunidades donde trabaja es parte integral de su capacidad para representarlas. “Logísticamente, pero también espiritualmente en cierto sentido, es importante rodearme de personas que navegan por las cosas que espero reflejar en el trabajo visual”, dice.

b) El periodismo rara vez responde a la pregunta de "¿cómo llegamos aquí?". Si queremos informar sobre las respuestas a “cómo solucionamos este problema”, debemos hacer que el problema sea comprensible para el público y abordar a fondo cómo las soluciones propuestas entienden el problema en su esencia. Esto dará como resultado un periodismo holístico y preciso y audiencias mejor informadas.

 

Involucra a las personas y las comunidades en las imágenes como algo más que "sujetos"

a) Contamos sus historias; para hacerlo de manera precisa y veraz, debemos ir más allá de su victimización. Debemos comenzar por comprender los "sujetos" y las comunidades que presentamos como individuos y ecosistemas sociales, cuyas experiencias y prácticas pueden funcionar de maneras desconocidas para nosotros. El periodismo ejemplar destaca los puntos en común entre las luchas humanas. El periodismo de soluciones desentraña los intentos de mitigar esas luchas. Un periodista visual exitoso que trabaje en el marco del periodismo de soluciones reconocerá la humanidad compartida y se esforzará por enfatizar eso en sus imágenes. Erradicar la idea y el término de “sujeto” en sí es central en este trabajo, según Morales, quien dice “demoler esa concepción de romper, capturar y moverla como si nunca estuvieras ahí está más allá de gastarse.

b) Evita las narrativas de víctimas y, en cambio, busca hacer imágenes que representen a las personas como seres holísticos con vidas internas y externas complejas.

 

El fotoperiodismo se puede utilizar para el cambio social y para motivar la acción pública. También se puede utilizar para reiterar entendimientos unilaterales de comunidades, naciones y continentes enteros. Es imperativo evitar reforzar las narrativas del salvador blanco en lo que fotografiamos y en lo que buscamos como representativo de una respuesta a los problemas sociales. No existe una solución rápida para eliminar décadas de representaciones problemáticas de personas marginadas y vulnerables.

 

Lo que podemos hacer es trabajar para evaluar nuestras propias prácticas y esforzarnos constantemente por colaborar con aquellos cuyas historias contamos. Lo que podemos hacer es abordar nuestros propios prejuicios y reconocer los privilegios que ejercemos implícitamente. Lo que podemos hacer es enfatizar la acción comunitaria y presentar a los individuos como seres humanos plenamente realizados en lugar de víctimas de las circunstancias. El periodismo de soluciones ofrece una nueva forma de informar sobre los temas clave de nuestro tiempo e imaginar un futuro mejor. Para alinearse con esa misión centrada en soluciones, los fotoperiodistas deben volver a imaginar cómo deberíamos, podemos y haremos imágenes. Si bien reconoce que hay lugares donde la "objetividad" periodística es un enfoque necesario, Mayer dice que debemos "alejarnos de la política de la" objetividad "y adoptar la política de la transparencia.

 

Sobre el proyecto de periodismo de soluciones en América Latina

La Fundación Gabo y la Red de Periodismo de Soluciones (SJN, por sus siglas en inglés) trabajan en alianza en un proyecto que busca formar e incentivar a los periodistas de América Latina a la aplicación del periodismo de soluciones, enfoque que busca investigar y narrar historias que aborden las respuestas que dan o podrían dar los ciudadanos e instituciones a problemas sociales en la región.

El proyecto, apoyado por la Fundación Tinker, contempla la difusión y apropiación de herramientas y guías, así como la realización de actividades de formación como talleres, seminarios virtuales y el desarrollo de espacios aprendizaje en las redacciones de algunos medios de comunicación de la región interesados experimentar con esta modalidad.

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.