Antivacunas pierden terreno en el debate digital sobre efectos secundarios de la vacunación

Antivacunas pierden terreno en el debate digital sobre efectos secundarios de la vacunación

YouTube, Pinterest y Facebook anuncian medidas de fondo contra quienes sostienen que las vacunas causan enfermedades como el autismo. Publicamos este artículo a propósito de la Semana de Vacunación en las Américas, que se lleva a cabo del 20 al 27 de abril.

Fotografía: Myriam Fotos en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons

 

Luego de que un estudio académico demostrara que el 75% de las publicaciones sobre vacunas en la red social Pinterest eran sobre teorías conspirativas que le atribuían a la vacunación el causar enfermedades como el autismo, la red social decidió tomar cartas en el asunto.

Alarmados por estas cifras, los directivos de la compañía decidieron dejar de mostrar en los resultados de búsqueda en su plataforma aquellas publicaciones que tuvieran etiquetas como vacunas o vacunación. Hicieron lo mismo con otros términos polémicos como suicidio, a pesar de las críticas que señalaban esta medida como una violación a la libertad de expresión.

“Cuando encontramos un sitio web que se dedica por completo a esparcir desinformación, no queremos que su contenido esté en nuestra plataforma, así que decidimos bloquear numerosas URLs”, explica Ifeoma Ozoma, la gerente de impacto social de Pinterest a The Guardian.

Entre las URLs bloqueadas por Pinterest al ser clasificadas como enteramente dedicadas a difundir información errónea sobre la vacunación, figuran sitios como StopMandatoryVaccinations.com, Mercola.com, HealthNutNews.com o GreedMedInfo.com.

Lamentablemente, son pocas las plataformas que han seguido el ejemplo de Pinterest al plantarle cara al problema de la desinformación en temas de salud, lo cual podría desatar una crisis sanitaria de proporciones globales. Reporteros de BuzzFeed describieron recientemente cómo, a medida que buscas videos sobre vacunación en YouTube, es altamente probable que los algoritmos de búsqueda en esta plataforma harán que termines topándote con montones de videos que hablan de las teorías conspirativas en la que creen los miembros del movimiento antivacunas.

Y el problema no es solo de YouTube. El representante a la Cámara por el estado de California Adam Schiff expuso cómo al buscar “vacunas” en Facebook, los términos sugeridos a continuación por la plataforma son en su mayoría relacionados con temas ligados negativamente a la vacunación.

La compañía propiedad de Mark Zuckerberg ha anunciado en consecuencia que tomará medidas adicionales y más radicales para reducir la desinformación que abunda en su red social sobre temas médicos. Un anuncio similar realizó YouTube en medio de la ola de críticas.

Tener cuidado al dar el mensaje

El problema radica también en que los promotores del movimiento antivacunación han encontrado una narrativa efectiva para hacer llegar su mensaje a través de internet. Mientras que las instituciones de salud siguen confiando en los bien producidos videos explicativos que defienden los beneficios de la vacunación, los antivacunas recurren a impactantes testimonios en primera persona de padres de familia que se muestran agradecidos por no haber “cometido el error” de vacunar a sus hijos, o de padres arrepentidos por haberlo hecho. “Madre investiga sobre los efectos de las vacunas y se horroriza al descubrir la verdad” y “Te alegrarás de haber visto este video antes de haber vacunado a tu hijo” son algunos de los más populares.  

Aunque en este blog hemos insistido en que la promoción de la vacunación es una responsabilidad del periodismo de salud, también debemos ser cuidadosos en la forma en que exponemos estos argumentos frente a audiencias escépticas.

La periodista de ciencia Roxana Tabakman ha invitado a evitar fomentar desde el periodismo una polarización entre los pro y antivacunas, sino más bien permitir un debate razonable desde los medios de comunicación para dar así lugar a que se exponga claramente la verdad.

“La decisión de vacunar es un comportamiento influido por la información, pero también por la confianza. Factores que influyen negativamente son la desconfianza en la eficacia y la seguridad de las vacunas, pero también en las autoridades de salud pública y en los profesionales”, explica Tabakman.

En medio de este preocupante panorama, parece haber buenas noticias. Modelos como el de Pinterest al suprimir radicalmente resultados de búsqueda sobre vacunación parecen estar dando resultado. Una compañía que acaba de hacer una oferta pública de acciones en la bolsa de valores no puede darse el lujo de soportar un escándalo por desinformación médica en su plataforma. Tal vez otras empresas tecnológicas sigan su ejemplo.

***

También recomendamos leer: 675 periodistas de América Latina, en carrera por el Premio Roche de Periodismo en Salud 2019

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.