Los Danieles: periodismo de opinión financiado por la audiencia

Laboratorios de periodismo innovador

6 de Julio de 2021

Los Danieles: periodismo de opinión financiado por la audiencia

El portal ha demostrado que el buen periodismo de opinión no necesita de los medios tradicionales para lograr el financiamiento, la viralidad y el impacto en la sociedad que muchos desean.

A un año de su lanzamiento, Los Danieles ha consolidado una fuerte presencia en redes sociales.
César López Linares

En 2020 el periodismo de opinión en Colombia vivió una sacudida histórica. En medio de un escenario de crisis política y social en el país, la revista Semana, uno de los medios más influyentes y con mayor tradición, vio salir a al menos una veintena de columnistas, algunos de ellos considerados las plumas más emblemáticas del periodismo colombiano.

Desde 2019, la publicación había venido experimentando transformaciones a raíz de su adquisición por parte del Gilinski Group, perteneciente al segundo hombre más rico de Colombia.

Daniel Coronell, actual director de Univision Noticias, fue despedido de Semana en abril de 2020 luego de 15 años como columnista. En solidaridad, Daniel Samper Ospina, periodista y titular del canal digital de opinión y análisis #HolaSoyDanny, renunció a la publicación.

Ambos periodistas se unieron para fundar Los Danieles, un portal de opinión que les permitió mantener sus plumas activas. No tenían los recursos ni la estrategia para crear un medio desde cero, pero aun así lo hicieron con un único fin en mente: contrarrestar la censura y darle techo a los columnistas que no tenían un espacio en los medios tradicionales.

En menos de dos semanas y con recursos propios, Los Danieles tomó forma. Desde el primer día, sus columnas acapararon las tendencias de Twitter y no tardaron en causar impacto en la vida pública de Colombia. Al poco tiempo se sumó un tercer Daniel: el legendario periodista y escritor Daniel Samper Pizano, quien regresó del retiro para apoyar el proyecto.

A un año de su lanzamiento, Los Danieles ya no solo es un portal de columnas de opinión. El proyecto ha consolidado una fuerte presencia en redes sociales y hoy en día también ofrece columnas en video, entrevistas, reuniones virtuales con sus lectores y un pódcast semanal.

Los Danieles es prueba de que una pluma potente, respaldada por la audiencia y con el poder de las redes sociales no necesita de gran infraestructura o de un medio grande para causar impacto.

“Conseguimos hacer un medio de muy alto alcance, de mucha influencia que ha sido capaz de fiscalizar al poder sin recurrir a grandes fortunas, sin pedir préstamos, sin suponer que la falta de plata podía ser un inconveniente”, dijo Samper Ospina a la Fundación Gabo. “Estamos demostrando que con ingenio, persistencia, compromiso y un montón de valores que no se compran en el mercado uno puede aprovechar los vientos digitales para montar un emprendimiento periodístico que llegue lejos”.

Financiamiento colectivo con conexión emocional

Los Danieles pudo sobrevivir por seis meses con únicamente recursos de sus fundadores, trabajo voluntario de su equipo y con el impulso de las redes sociales. Pero en noviembre de 2020, el proyecto abrió sus puertas a una segunda ola de columnistas que habían dejado los medios tradicionales, entre ellos íconos del periodismo y las letras en Colombia, como Antonio Caballero, Laura Restrepo y Catalina Botero.

Era momento de crecer, ofrecer más diversidad de contenido y sumar otros formatos. Además era necesario fortalecer la seguridad del sitio, que había sido ya varias veces blanco de ataques cibernéticos. Y todo eso indudablemente requería inversión. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Vaki.co (@vakiglobal)

Los Danieles decidió voltear hacia su audiencia y pedir su apoyo a través de una campaña en Vaki, una popular plataforma de crowdfunding en Colombia a la que cerca de una decena de medios ha recurrido desde el año pasado en búsqueda de financiamiento ante la crisis económica desatada por el COVID-19.

Los Danieles habían recaudado más de 145.000 dólares por medio de su “vaki” hasta junio de 2021. Con estas aportaciones han podido cubrir los gastos operacionales del portal y asegurar su supervivencia mientras encuentran un modelo de negocio con el que puedan hacer rentable el proyecto.

“El modelo de las ‘vaki’ es más un recurso al que uno acude para ganar tiempo y para mirar que más se puede inventar. Pero no sabría yo si esa ‘vaki’ termina convirtiéndose en un modelo propiamente de financiación”, dijo Samper Ospina. “(Los Danieles) es un portal que nació en un momento tan específico que tiene la obligación también de ser pionero en el hallazgo de cuál puede ser el modelo económico que le permita su supervivencia y creo que estamos abriendo la trocha para descubrirlo”.

Para mantener el portal gratuito para todo público, la campaña en Vaki de Los Danieles ofrece la opción de aportar pagos únicos o bien elegir entre aportaciones mensuales de 5 o 13 dólares, por las cuales los lectores reciben contenido exclusivo adicional. Existe también una suscripción anual de 160 dólares que incluye además un kit de café colombiano.

Para Samper Ospina, el apoyo financiero que han recibido por parte de su público obedece en parte a un factor emocional surgido de las circunstancias en las que nació el portal, la necesidad de buen periodismo en un momento complicado para Colombia y el gran prestigio de sus columnistas.

“Hay una relación con el proyecto por parte de la audiencia muchísimo más comprometida que la que podía existir cuando escribíamos en Semana o en cualquier otro medio tradicional. Aquí la conexión emocional con los lectores es mucho más intensa y directa”, dijo el periodista. “El proyecto se convirtió en un estandarte de periodismo independiente desde su nacimiento y eso permitió que muchos lectores sintieran una mística particular por él”.

A diferencia de lo que ocurre en medios de opinión impresos, el impacto de las columnas de Los Danieles es instantánea y la retroalimentación del público es más directa.

“La innovación consiste en entender que en estos tiempos digitales uno puede brincarse la intermediación tradicional que solía existir en los medios y conectarse directamente con la audiencia que uno ha logrado cultivar a lo largo de su carrera periodística”, dijo. “La novedad está en demostrar que internet también puede ser un arma potente contra la censura”.

Viralidad orgánica que muchos quisieran

Cada domingo por la mañana, las columnas de Los Danieles acaparan más de la mitad del Top 10 de tendencias en Twitter en Colombia. Ese es un nivel de impacto por el que mataría cualquier medio grande o pequeño, y que Los Danieles logra orgánicamente.

Cuando no se tienen recursos económicos para iniciar un emprendimiento, los periodistas deben analizar con qué otro tipo de capital cuentan. Y los Danieles supieron que ese capital estaba en la enorme base de seguidores que habían logrado formar a lo largo de sus trayectorias individuales.

“Las redes sociales han sido el motor de todo el proyecto. Ahí es donde movemos absolutamente todo, desde las columnas hasta los videos, el pódcast, la ‘vaki’...”, dijo Mario Jaramillo, periodista a cargo de la estrategia de redes sociales del portal, a la Fundación Gabo. “Es algo muy innovador: no se ha visto en ningún lado que una página que solo es de opinión sea tendencia todos los domingos y que simplemente se mueva a través de las redes”.

La estrategia es sencilla y se basa en aprovechar al máximo las ventajas de Twitter, considerada la red de opinión por excelencia. Cada domingo a las 6:00 de la mañana se publican las columnas y son compartidas en la cuenta del portal y en la de los columnistas, con la etiqueta #LosDanieles y otra con el nombre de la columna.

Cuando las publicaciones comienzan a moverse y los usuarios comienzan a comentarlas, el equipo de Los Danieles se encarga de generar una conversación, respondiendo a los retweets, retuiteando cada mención y contestando a los usuarios con mensajes personalizados.

Además, existen cuentas de seguidores que comparten las columnas y ayudan a aumentar su viralidad. Todo lo anterior, sumado a la interacción de los propios columnistas en sus cuentas personales, hace que cada columna se convierta en tendencia.

Las columnas también tienen presencia en Instagram, a través de piezas gráficas con extractos de los textos que se comparten en forma de posts, así como a través de fragmentos de videocolumnas en Instagram Stories.

“¿Por qué es tan importante para nosotros ser tendencia? Para darle visibilidad a las columnas porque es la forma en la que nosotros atraemos audiencia”, explicó Jaramillo. “Nosotros no pautamos con nadie, no tenemos ads en nada, no tenemos publicidad, entonces esto es algo muy orgánico”.

Actualmente la cuenta de Twitter @LosDanielesOp tiene más de 271.000 seguidores, mientras que las de Samper Ospina, Samper Pizano y Coronell suman en conjunto más de 4.5 millones de seguidores. Más del 60 por ciento de la audiencia de Los Danieles viene de redes sociales, y más de la mitad de ese porcentaje se origina en la red del pájaro azul.

Columnistas veteranos como Samper Pizano y Antonio Caballero, que no eran parte de la conversación en internet, abrieron respectivas cuentas de Twitter a partir de su incorporación a Los Danieles y son ahora parte del fenómeno de las redes sociales.

En pocos meses, Los Danieles ha demostrado que está en condiciones de darle batalla a los grandes medios. Coronell y Samper Ospina se ubicaron en el primer y tercer lugar, respectivamente, en la encuesta de los columnistas más leídos de Colombia de la consultora Cifras y Conceptos, mientras que Los Danieles está dentro de los cinco medios más consultados por líderes de opinión, junto con Semana, El Tiempo, El Espectador y La Silla Vacía.

“Esto es David contra Goliat. Nosotros somos cuatro o cinco personas que dedicamos todo nuestro tiempo y esfuerzo sin que esto nos dé ningún rédito económico”, dijo Jaramillo. “Al final los columnistas están escribiendo gratis. Lo hacen más por ellos y por la gente, que por el dinero. Creo que el discurso que hay detrás es muy importante para darle valor a todo esto”.

Sobre este proyecto

La Fundación Gabo en alianza con Google News Initiative buscan descubrir, analizar y presentar las más valiosas iniciativas de innovación periodística que se están produciendo en Iberoamérica.

Puedes conocer más sobre esta iniciativa y compartir tus casos de innovación a través de este formulario

La selección de casos que se publican en este espacio está a cargo de Ismael Nafría (España), director de la revista National Geographic España, y Olga Lucía Lozano (Colombia), directora de En Modo P. La coordinación del proyecto desde la Fundación Gabo está a cargo de Karen De la Hoz, directora de comunicaciones.

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.