La Radio Escuela busca facilitar la educación en casa con el poder de la radio

Laboratorios de periodismo innovador

24 de Agosto de 2020

La Radio Escuela busca facilitar la educación en casa con el poder de la radio

¿Cómo puede el periodismo contribuir a la educación? Un grupo de comunicadores en Venezuela aprovechan los principios de la radio para facilitar la formación en casa a estudiantes en las condiciones más adversas.

Radio Escuela es un proyecto de la cadena Unión Radio, en Venezuela. Foto: Instagram @radioescuelaur
César López Linares

En una sociedad viviendo múltiples crisis a la vez como lo es Venezuela, y en un contexto en el que -incluso desde antes de la pandemia del coronavirus- los derechos más básicos de la población se ven amenazados, un grupo de periodistas apostó por retomar los principios fundamentales de la radio para prestar un servicio en beneficio de su audiencia más joven.

La Radio Escuela de la cadena Unión Radio surgió este año con el fin facilitar la educación de niños y jóvenes a través de la radio, un medio que por sus características es altamente accesible, incluso en las situaciones más adversas. 

Liderados por María Alejandra López, periodista y gerente creativa de Unión Radio, e inspirados por las charlas sobre periodismo de soluciones del Festival Gabo 2019 en Medellín, Colombia, los comunicadores detrás de la Radio Escuela idearon una forma de crear y difundir contenidos para que la educación en casa fuera más fluida dentro de ese marco de interrupción de información y obstaculización de la formación académica.

“El periodismo de soluciones es básicamente poner a la comunidad en contexto y plantear cosas para que la comunidad misma resuelva su problema, y eso también difundirlo para que otras comunidades a su vez tomen ejemplo”, dijo María Isabel Párraga, periodista locutora de Unión Radio. “Difundir información online, aunque el gobierno diga que es muy fácil, es mentira. Entonces está la gran herramienta es la radio, que sí llega a todas partes”.

De la Radio Escuela se desprenden los espacios radiofónicos “Te Tengo un Cuento”, “Quedándose en Casa” y “Radio Reto”, con contenidos que buscan apoyar la formación de niños y jóvenes.

Para los niños de edad preescolar y hasta los 9 años, Radio Escuela ofrece el serial “Te Tengo un Cuento”, en el que cada tarde, de lunes a jueves, los propios periodistas y locutores de Unión Radio, así como personalidades invitadas, leen un catálogo de 45 cuentos infantiles cedido por el Banco del Libro de Venezuela. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Radio Escuela (@radioescuelaur) on

“Quedándose en Casa” es un programa de complemento que se transmite los viernes, en el que se comentan los audiocuentos y se realizan actividades de acompañamiento con una perspectiva más pedagógica. Ambos productos se transmiten en rotación a nivel nacional en 18 emisoras del Circuito Onda y Unión Radio Cultural.

Para estudiantes entre 12 y 15 años, existe “Radio Reto”, un programa de concursos con componentes educativos que se transmite de lunes a viernes en la estación juvenil del grupo, La Mega. Para darle validez institucional y pedagógica a sus contenidos, Radio Escuela se alió con colegios y universidades, y cuenta con la asesoría de profesores nacionales y extranjeros.

El proyecto estaba pensado para lanzarse en abril de este año. Sin embargo, su salida al aire se adelantó casi un mes, luego que el 13 de marzo se declaró en Venezuela la emergencia por el COVID-19, lo que obligó a los estudiantes a confinarse en sus casas.

“Teníamos grabados los 15 cuentos de la primera temporada de ‘Te Tengo un Cuento’, ya los teníamos cargados al canal de YouTube. Lo que teníamos ahora que hacer era darles el impulso y hacerlos sonar a través de radio, que es para nosotros lo natural y lo que tiene más impacto aunque no tengamos números para medirlo, porque sabemos que no necesitamos conexión a internet; que aunque haya apagones la gente pudiese tener un radio con pilas. Es nuestra plataforma abierta de mayor impacto”, dijo Isabela Iturriza, gerente de Comunicación e Innovación de Unión Radio.

La primera temporada de cuentos fue producida en estudio previo a la pandemia, pero los 30 audiocuentos restantes que se habían producido hasta agosto de este año fueron grabados de manera remota, en teléfonos celulares.

“Hemos estado haciendo todo a la distancia, lo que ha hecho que se hayan retrasado los procesos. Por una parte se retrasó, pero por otra se aceleró. Esta pandemia más bien nos empujó y (Radio Escuela) salió al aire en medio de la pandemia, con la gente en casa, sin escuelas”, dijo María Alejandra López.

Aunque detrás de la Radio Escuela no parece haber algo especialmente nuevo, la parte innovadora es haber hallado la forma de conectar el pasado del medio con una necesidad actual de un sector de su audiencia. Y la clave estuvo, según López, en hallar los canales de distribución efectivos para que los jóvenes voltearan a la radio de una manera orgánica. Por ello, por ejemplo, decidieron transmitir Radio Reto en su estación de corte juvenil, con la participación de los locutores que los jóvenes ya conocen y con los que tienen afinidad.

Además, más de 9 millones de usuarios reciben mensajes de texto en sus celulares con invitaciones a escuchar los audiocuentos y con los enlaces de su versión en YouTube, gracias a una alianza con la fundación de una empresa de telefonía.

A esto planean sumar el uso de WhatsApp para compartir los contenidos. Aunque aún no tienen definida una estrategia, el equipo está consciente de que al igual que la radio, WhatsApp es de las plataformas con mayor poder de penetración actualmente en el país.

“El proyecto se apoyó en años de tradición periodística, en años de tradición de servicio a Venezuela, al presentarnos de una manera distinta ante nuestras audiencias. Nadie se imaginaba a los periodistas que dicen las noticias más duras a las 6 de la mañana leyendo un cuento para niños que pueden estar en las condiciones más adversas”, dijo Iturriza.

El reto de financiar contenidos educativos

Al ser parte de la programación de las estaciones de Unión Radio, la Radio Escuela es financiada por la propia cadena. Sin embargo, los audiocuentos no pueden ser comercializados al tratarse de contenidos con derechos de autor cedidos como parte de las alianzas con editoriales y con el Banco del Libro.

El resto de la programación es incluido como opción a los clientes interesados en invertir en publicidad en contenidos educativos.

“En Unión Radio el tema de ventas en estos últimos meses ha sido crítico; sin embargo, varios clientes han expresado su interés por estos contenidos en específico. Entonces ‘Quedándose en Casa’ tiene su patrocinio y ‘Radio Reto’ tiene dos o tres clientes. La Radio Escuela en sí misma no tiene un financiamiento propio por ahora”, puntualizó Iturriza.

En cuanto a los recursos humanos y técnicos, el proyecto también se apoya totalmente en los recursos de Unión Radio, no solo con la participación de periodistas y locutores, sino también para la producción y edición de los contenidos. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Radio Escuela (@radioescuelaur) on

Un proyecto que busca ser una plataforma abierta

En una siguiente etapa, la Radio Escuela pasará de producir y transmitir contenidos educativos a crear una plataforma en la que estos contenidos queden a disposición de estudiantes y docentes. Además, planean crear contenido para orientar a madres y abuelos en su papel de educadores en casa.

“Las limitaciones son muchas. Las comunicaciones en Venezuela son muy complicadas en este momento para lograr colocar algo y que la gente sepa conseguirlo”, dijo López. “Queremos llegar a cualquier plataforma con tal de que les llegue”.

Asimismo en esa etapa, el equipo planea también lanzar un proyecto cien por ciento periodístico, que compilará historias sobre educación y principalmente sobre cómo la Radio Escuela habrá impactado a familias y a comunidades.

“Los periodistas hemos participado en la narración de los cuentos, pero también vamos a participar en lo que llamamos puesta escénica, que no es otra cosa que la narración de esta experiencia, ya como una experiencia para contar en distintos ámbitos”, dijo María Isabel Párraga. “La tercera fase es quizá la más periodística: la del relato de los hechos, que es lo que viene ahora”.

Aprendizajes

Tras cinco meses de experiencia, el equipo de la Radio Escuela ha aprendido que, además de las limitaciones técnicas y presupuestarias, en una sociedad altamente dividida como la de Venezuela, mantenerse al margen de la polarización es todo un reto.

“En una sociedad altísimamente polarizada en donde todo puede ser un problema. Te inhibes de hacer lo que quieres hacer o lo que piensas que es correcto hacer”, expresó López. “Por el exceso de cuidado ante una situación tan pugnada, cuando estás tratando de generar un contenido positivo, a veces cometes actos de auto restricción”.

En su intento por lograr que sus contenidos sean incluyentes y que no entren en la dinámica de la controversia y la polarización, la Radio Escuela se ha visto obligada a poner cuidado extra en los temarios que manejan.

“Es un ejercicio fuerte. Por un momento quisieras pasarte de esa raya, de ese concepto de aporte de integración y pasar a la denuncia, porque cuando vas investigando te duele; pero entiendes que esa no es la misión de lo que estás haciendo. Entonces tienes que guardar eso en otro lugar, para otro fin”, puntualizó López.

Pero el mayor aprendizaje que han tenido los creadores de la Radio Escuela ha sido que el periodismo y la educación tienen un objetivo en común, que es llevar información, y que desde el periodismo se puede contribuir a formar a los ciudadanos. 

“Uno lleva información de los hechos y otro lleva información de los contenidos necesarios para que una persona se desarrolle en la vida”, dijo Párraga. “Hay mucho paralelismo que tal vez no se había explorado. ¿Sí nos toca a los periodistas o no educar? Por lo pronto nos toca informar. Si podemos dar el salto a la educación, no creo que esté en contraposición al periodismo. Si hacemos ciudadanía estamos educando y el periodismo en buena parte también hace ciudadanía”.

Tres referentes de inspiración para la Radio Escuela

María Alejandra López compartió tres fuentes que le brindaron inspiración para crear la Radio Escuela de Unión Radio:

1. Algunas de las charlas de la pasada edición del Festival Gabo, a la que acudió en compañía de colegas de la cadena radiofónica.

“Me conmovió mucho el discurso sobre el periodismo de paz y sobre el periodismo de cambio social: la posibilidad de comunicar para el cambio. Estamos tratando de comunicar que hay una posibilidad de acceder a las cosas a las que tienes derecho, y que puedes acceder a ellas y que hay alguien haciéndolas para ti”.

2. El trabajo del profesor Carlos Chirinos, de la Universidad de Nueva York, para crear campañas de concientización sobre temas de salud aprovechando el potencial de la radio en África.

“Parte de su trabajo está relacionado con que la radio es el medio excepcional para generar influencia en zonas de alta vulnerabilidad. Sobre eso hay una tradición, Colombia lo hizo en un largo periodo de crisis en ese tema con la radio”.

3. La rica tradición oral de Venezuela, en la que se apoyaron al grabar varios cuentos originales de etnias de ese país. La propia López tiene experiencia dictando talleres de literatura infantil y se considera una apasionada cuentacuentos.

Tres productos para conocer a la Radio Escuela

 

1. El audiocuento más escuchado en su canal de YouTube hasta agosto de 2020 ha sido el de “Hadabruja”, de Brigitte Minne.

 

2. El promocional de “Quedándose en Casa”

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Radio Escuela (@radioescuelaur) on

 

3. “Radio Reto”

 

Sobre este proyecto

La Fundación Gabo en alianza con Google News Initiative buscan descubrir, analizar y presentar las más valiosas iniciativas de innovación periodística que se están produciendo en Iberoamérica.

Puedes conocer más sobre esta iniciativa y compartir tus casos de innovación a través de este formulario

La selección de casos que se publican en este espacio está a cargo de Ismael Nafría (España), director de la revista National Geographic España, y Olga Lucía Lozano (Colombia), directora de En Modo P. La coordinación del proyecto desde la Fundación Gabo está a cargo de Karen De la Hoz, directora de comunicaciones.

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.