Ana Marcos | Fundación Gabo

Ana Marcos

Bailarines de la práctica Cumbion de Oro en una calle de Barranquilla el 18 de enero de 2013. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
Unas ochenta personas toman una calle del barrio todos los viernes, desde que comienza el año. Solo cuando tienen un evento paralelo al carnaval ocupan la rotonda presidida por la estatua de la cumbia también los miércoles. A estas citas complementarias acuden las parejas que Marriaga elige por cuestiones estéticas –“con una cara bonita, buen cuerpo, gordas no queremos”- y nivel de baile.

Herta Müller (Rumania)en el Hotel Santa Clara. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
Müller no reconoce ningún manual o proceso creativo al enfrentar una obra, aunque encuentra en el lenguaje la realidad, que en el cara a cara es incapaz de desentrañar. “Mi niñera era el jardín de mi casa”, cuenta.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.