La autoedición: de la lectura en voz alta a la reescritura

27 de Enero de 2013

La autoedición: de la lectura en voz alta a la reescritura

El quinto día de actividades del Módulo de Literatura de la Beca Gabriel García Márquez de Periodismo Cultural dejó varias enseñanzas importantes en torno al proceso de autoedición.

Una de ellas, que la lectura en voz alta de los textos que escribe un periodista es clave para que el propio autor capte los matices sonoros que dan ritmo a su escritura. Si al hacerlo el periodista encuentra que ese ritmo es satisfactorio, tendrá a su favor un elemento determinante a la hora de que su narración enganche al lector y continúe leyendo hasta el final. La maestra invitada Francine Prose (Estados Unidos) indicó además que “una buena revisión y una buena edición solo pueden hacerse leyendo atentamente frase tras frase”. Lo anterior permite entender por qué en esta etapa del módulo los becarios deben exponer sus textos a la lectura atenta de los maestros en sesiones individuales que pueden durar hasta una hora.

Por su parte, el editor colombiano, y maestro invitado al módulo, Mario Jursich, sometió a los becarios a una verdadera cátedra de edición en la que señaló tiempos verbales, metáforas débiles y alertó sobre el abuso de coloquialismos en la composición de un texto periodístico: “En general, las metáforas deportivas son muy trilladas. No hay un lugar más común que meter un gol”. Héctor Feliciano explicó una vez más un concepto que ha intentado transmitir a los becarios: “La escritura es la última etapa del pensamiento”. Con esto, Feliciano quiere poner el acento en la noción de que ese pensamiento necesita enriquecerse y madurar y, una vez en el papel, exige perfeccionamiento continuo mediante la revisión, corrección y reescritura. “Al reescribir nuestro texto lo repensamos”, concluyó.

Últimas noticias de una Beca

En el hotel Santa Clara, lugar al que acuden todos los periodistas en busca de una exclusiva con alguno de los autores que visitan Cartagena durante el Hay Festival, el ambiente no pudo ser más estimulante. Los becarios fueron en busca de Leonardo Padura (Cuba), autor de ‘El hombre que amaba a los perros’, y tuvieron oportunidad de saludar a Julian Barnes (Inglaterra). El medio día fue el momento más agitado y la jornada alcanzó para que el fotógrafo Daniel Mordzinski (Argentina) hiciera su registro fotográfico de los becarios.

El domingo, el grupo de becarios y maestros se reunirán en una última sesión de despedida durante la que darán por concluido un intenso trabajo de dos semanas de duración.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.