fuentes | Fundación Gabo

fuentes

Ilustración: Mohamed Hassan en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons

Los periodistas de salud desconfiamos de los charlatanes y de los que ostentan intereses financieros evidentes. ¿Es suficiente?


Fotografía: Mimzy en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons
Nuevo tuitdebate de la Red Ética.

Fotografía: wocintech en Flickr | Usada bajo licencia Creative Commons.
Dar voz a nuevas y pertinentes fuentes debería ser una exigencia en los medios.

Fuente: Mimzy en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons
Cuándo una fuente exige tiempos y condiciones para publicar una información filtrada (como en el caso de Wikileaks y Julian Assange), cuál debiera ser la respuesta de los mandos medios (editores).

Fotografía: Matt Reinbold en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons
En la relación del periodista con la fuente debe quedar claro que se trata de ofrecerles a los lectores la mejor información posible y que ese objetivo subordina toda otra intención.

Foto: Geralt en Pixabay / Usada bajo licencia de Creative Commons
La agregaduría de contenidos no es una mala práctica si se hace con responsabilidad, ética y respeto a la audiencia.

Foto: Geralt en Pixabay / Usada bajo licencia Creative Commons
El diario Los Angeles Times despidió a Jason Felch tras descubrir que sostenía una relación inapropiada con una de sus fuentes, según informa hoy el Huffington Post.

Citar declaraciones tomadas de redes sociales se ha vuelto una práctica cada vez más común en los medios de comunicación.

Logo Twitter
¿Debe el periodista mantener el secreto profesional a como dé lugar? ¿O hay situaciones en las cuales sea correcto revelar el nombre de sus fuentes? ¿Qué consecuencias podría tener el violar esta confidencialidad?

¿Si el contenido de una grabación en audio o video puede llegar a ser considerada “de interés público”, sería válido que un medio de comunicación pague para obtenerla?

Filtraciones, seguimientos, interceptaciones telefónicas, hackeos, traen cada día a los periodistas una avalancha de datos que pueden resultar interesantes pero que al mismo tiempo los enfrenta al dilema ético de qué hacer con ellos.

©Fundación Gabo 2020 - Todos los derechos reservados.