Médicos plantan cara a la desinformación en temas de salud

Médicos plantan cara a la desinformación en temas de salud

Es una iniciativa de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Fotografía: Free Photos en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons

 

Sorprendidos por el aumento de consultas insólitas sobre temas de salud, tales como si comer tomates reduce el riesgo de contraer cáncer de hígado, un grupo de médicos españoles acaba de lanzar una guía que promete ayudar a los profesionales a resolver con sensatez las dudas de sus pacientes.

Se trata de la 'I Guía contra los bulos en Atención Primaria' presentada en el marco del XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia celebrado en Santiago de Compostela por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

“En ese cajón de sastre (que es internet) a veces se cuelan informaciones, carentes de evidencia científica alguna, interesadas o maliciosas que pueden llegar a poner en peligro la salud de quienes las reciben, llegando incluso a provocar que puedan abandonar sus tratamientos médicos, dejar de vacunarse, etc. poniendo en riesgo su salud y la de la comunidad”, afirma en el prólogo del documento el Dr. Antonio Fernández-Pro Ledesma, Presidente de SEMG.

El documento está dividido en dos partes. La primera de ellas, expone la situación actual de desinformación en la Atención Primaria de salud. Se explica aquí la incidencia de los bulos en el trabajo del médico familiar, gracias a una encuesta realizada entre más de 700 profesionales de la salud. Adicionalmente, se analizaron más de 10.000 conversaciones en Twitter relacionadas con temas que recurrentemente son protagonistas de las noticias falsas sobre salud, tales como los virus (VPH y VCH), el cáncer y la gripe.

El análisis demostró que la alimentación es el tema de salud sobre el que más circulan bulos entre los pacientes, mientras que las redes sociales y Whatsapp son los principales canales por donde circula esta desinformación, y la recomendación a visitar sitios web acreditados es uno de los métodos más eficaces para combatir estos mitos de salud.

La segunda parte del documento consta de cinco recomendaciones prácticas para que médicos y periodistas de salud ayuden a desmontar estas falsas creencias médicas que crecen descontroladamente en internet. Los resumimos aquí:

1. Prescribir páginas webs fiables

Es aconsejable que el profesional sanitario conozca en profundidad los portales web de hospitales, colegios profesionales o asociaciones de pacientes, para poder indicar al paciente dónde puede localizar información objetiva y veraz sobre una patología concreta o sobre alguna cuestión de salud. Junto a ello, el portal de la iniciativa #SaludsinBulos (www.saludsinbulos.com) contiene información contrastada y avalada por profesionales sanitarios, por lo que también ayuda a desmentir falsos mitos y desinformaciones sobre salud.

2. Difundir información veraz y contrastada

Según el I Estudio sobre Bulos en Salud, elaborado por #SaludsinBulos y Doctoralia, un 92% de los profesionales de la salud considera que los medios de comunicación no son suficientemente rigurosos a la hora de contrastar la información de salud que comunican. Por tanto, la predisposición del médico de Atención Primaria para atender a la prensa con el fin de aclarar dudas sobre determinadas patologías, ayuda a minimizar los contenidos sin contrastar que llegan hasta los pacientes y a contrarrestar los bulos de salud.

Por lo tanto, los pacientes reclaman blogs o portales de información de salud escrita por médicos, en donde los contenidos de salud sean accesibles y utilicen un lenguaje adaptado, que huya de tecnicismos y sea sencillo y comprensible, sin que por ello pierda el rigor científico.

3. Orientar al paciente en la consulta

•  Mantener una actitud favorable ante Internet y las redes sociales.

•  Evitar que se difundan informaciones de dudosa veracidad.

• Ofrecer pautas para identificar contenidos veraces.

• Evitar las creencias en soluciones milagrosas o noticias alarmistas.

• Escucha activa y empatía, evitando que se genere falta de confianza en el médico.  

• Desmontar las creencias infundadas.

• Remitir a fuentes fiables.

4. Ser un referente para el paciente en redes sociales

El médico de Atención Primaria puede luchar contra la desinformación de salud en Internet. Una de las formas más eficaces es que se convierta en un referente para el paciente en las redes sociales. Para ello, será necesario · Invertir tiempo en su reputación online, que es el prestigio que el médico consigue en el ámbito digital, más allá de la consulta.

5. Formar redes de expertos

Así como existe en España la iniciativa de #SaludSinBulos, es posible articular otras redes de profesionales de la salud y de la comunicación que tengan el objetivo común de convertirse en guías para orientar a pacientes sobre informaciones alarmistas que han podido leer en redes sociales o aplicaciones de mensajería.  

 

 

***

También recomendamos leer: Estos son los prejurados del Premio Roche 2019.

 

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.