En este Día Mundial de la Salud, hablemos de depresión

En este Día Mundial de la Salud, hablemos de depresión

Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud

La depresión, una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, de acuerdo a cifras de la OMS, es el tema de este Día Mundial de la Salud, a celebrarse el próximo viernes 7 de abril.

De acuerdo a la Alianza Europea Contra la Depresión, este trastorno mental se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.

A propósito de esta fecha especial, compartimos algunos consejos para que los periodistas informemos adecuadamente al abordar noticias relacionadas con casos de depresión y suicidio.

Cifras para tener en cuenta

• De acuerdo a cifras publicadas por EFE Salud, en la actualidad la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

• Un 50% los trastornos depresivos no reciben tratamiento adecuado (con psicofármacos, psicoterapia o la combinación de ambos).

• El 43% de los pacientes abandona el tratamiento y otro porcentaje importante no lo cumple como le ha sido prescrito.

• Aproximadamente, un 60% de los pacientes que ha sufrido un episodio depresivo presenta al menos una recurrencia a lo largo de su vida.

• La depresión puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas en el mundo, según la OMS.

• El suicidio es la segunda causa de muerte en las personas entre los 15 y 29 años.

Qué mensajes transmitir

Para este año, la Organización Mundial de la Salud ha animado a los medios de comunicación a resaltar ocho ideas que desmienten algunas de las creencias equivocadas más populares respecto a la depresión:

• La depresión es un trastorno mental común que afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales y de todos los países.

•  El riesgo de padecer depresión se ve agravado por la pobreza, el desempleo, acontecimientos vitales como la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación, la enfermedad física y los problemas provocados por el alcohol y las drogas.

•  La depresión provoca angustia mental y puede afectar a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con los familiares y los amigos.

•  Una depresión no tratada puede impedir que la persona afectada trabaje y participe en la vida familiar y comunitaria.

•  En el peor de los casos, la depresión puede provocar el suicidio.

•  La depresión se puede prevenir y tratar de manera eficaz. El tratamiento suele consistir en terapia de conversación, medicación antidepresiva o una combinación de ambos métodos.

•  La superación de la estigmatización que suele acompañar a la depresión contribuirá a que un número mayor de personas reciba ayuda.

•  Hablar con una persona de su confianza puede ser un primer paso para curarse.

Lenguaje adecuado

Si vamos a hablar de depresión, debemos entender bien los términos que involucra este trastorno mental. Comencemos por distinguir los dos tipos principales de depresión:

Trastorno depresivo recurrente: se caracteriza por repetidos episodios de depresión. Durante estos episodios, hay estado de ánimo deprimido, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, todo ello durante un mínimo de dos semanas.

Trastorno afectivo bipolar: este tipo de depresión consiste característicamente en episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un estado de ánimo normal.

Lamentablemente es habitual que en los medios se refieran a los protagonistas de las noticias que padecen trastornos mentales como “locos”. Un artículo recientemente publicado por Vice advierte que esta práctica solo contribuye a la estigmatización.

“Lo que se puede decir entre amigos no es exactamente lo mismo que se puede decir entre gente desconocida o en sitios públicos. Los medios de comunicación —que tienen una posición de poder en nuestra sociedad— no pueden comportarse en sus portadas como si estuvieran en la sala de su casa”, recomienda Oscar Rickett, autor del artículo.

Finalmente, al hablar de depresión y suicidio, tenga en cuenta el famoso “Efecto Werther”. Se trata de un efecto dominó que se produce cuando un suicidio se convierte en noticia, animando a otras personas que están contemplando la idea de la muerte a llevarla a cabo.

De acuerdo a iFight Depression, los medios tienen una gran responsabilidad y por lo tanto deben ser especialmente cuidadosos cuando un caso de suicidio ocupa los titulares. No convertir en héroe al suicida, evitar detalles innecesarios sobre el método utilizados, y repetir la noticia innecesariamente son algunos de los principales consejos.

 

*Fotografía: typography images en Pixabay / Usada bajo licencia Creative Commons. 

- -

También recomendamos leer: Cómo cubrir ciencia y salud desde la televisión según Luciana Osório

- -
 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.