Cinco señales de alerta en un comunicado de prensa

Cinco señales de alerta en un comunicado de prensa

Consejos para periodistas de salud al recibir comunicados de prensa.

Fotografía: Unsplash en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons

 

Los periodistas de salud reciben comunicados de prensa todos los días. Unos provienen de hospitales, otros de laboratorios, de oficinas de prensa que trabajan para destacados médicos, e incluso de instituciones gubernamentales.

Ahora, un estudio científico liderado por investigadores de la Universidad de Bourdeaux, Francia, encontró que la mayoría de artículos de prensa sobre estudios científicos se quedan apenas con los resultados expuestos en un primer comunicado, sin hacer seguimiento a desarrollos posteriores.  

Fiarse en los comunicados de prensa es terreno pantanoso para los periodistas de salud, según han advertido ya publicaciones especializadas como la revista STAT, y la Asociación Americana de Periodistas de Salud (AHCJ, por sus siglas en inglés).

“Los comunicados de prensa apestan, y esto debería preocuparnos”, afirmaron Ivan Oransky y Adam Marcus, columnistas de la revista STAT.

De estas fuentes arriba mencionadas extraemos cuatro claves para que sus noticias de salud no caigan en la trampa de reproducir exactamente lo que las agencias de PR quieren ver en los titulares de prensa.

1. Cuidado con la adjetivación

Preste especial atención cuando un comunicado de prensa contenta en su titular o lead expresiones como “gran avance científico”, “histórico descubrimiento”, “salvavidas”, o “hito médico”, advierte Tara Haelle, de la AHCJ.

Estas expresiones pueden sonar llamativas, pero pueden distraer al periodista del verdadero significado y dimensión de la noticia. En lugar de sentirse más seguro al encontrar este tipo de calificativos en un comunicado, el periodista de salud debe abrir mejor sus ojos y darle espacio a la duda.

2. Una sola fuente

¿El comunicado de prensa cita solamente a un médico o vocero de una compañía?... Cuidado. Si en realidad se trata de un procedimiento nunca antes realizado, o de una medicina que salvará vidas, la noticia debería estar respaldada por fuentes provenientes de distintos lugares del mundo de la salud.

“Algunas veces no deberíamos informar sobre lo que dice un estudio de salud, sino sobre aquellas limitaciones que encontramos en el mismo estudio”, recomienda Gary Schwitzer, autor de la guía titulada Covering Medical Research.

3. Fuentes interesadas

Al recibir un comunicado, pregúntese siempre ¿quién está detrás de esta noticia? ¿Es un laboratorio? ¿Una asociación médica? ¿Una Organización No Gubernamental? Todas estas fuentes tienen intereses particulares y se verán beneficiadas con la publicación de la información en un medio masivo de comunicación.

Un caso bien documentado es la forma en que varios medios norteamericanos dejaron que el lobby de las compañías tabacaleras influenciara la manera en que se informó sobre los efectos para la salud que tendría el uso de los nuevos cigarrillos electrónicos.

4. Pobres antecedentes

Es común que los comunicados de prensa tiendan a minimizar o ignorar por completo hallazgos o logros similares que se hayan presentado con anterioridad. De esta manera quienes escriben estos boletines de prensa consiguen enfatizar en la novedad que quieren comunicar.

“Publicar la información del comunicado sin investigar antecedentes o puntos de vista diferentes es prestarle un pobre servicio a los lectores. Esto no es ético”, asegura Ivan Oransky en otra columna publicada por American Medical Association.  

5. Cuidado con la información que se omite

¿Cuántos pacientes participaron en el estudio? ¿Se trata de una muestra representativa? ¿Es un estudio realizado solo con animales o ya avanzó a pruebas con humanos? ¿Se trata de un medicamento totalmente aprobado por las autoridades sanitarias del país?

Al leer el comunicado, pregúntese ¿qué es lo que no me están diciendo? ¿Qué es lo que no quieren que vea? Como lo ha advertido repetidamente el portal Health News Review, son numerosos los estudios que se comunican apenas basados en resultados preliminares, llevando a los lectores a serias confusiones.

No se base solo en el comunicado

A manera de conclusión, como periodista de salud desconfíe siempre que reciba un comunicado de prensa. Y no cometa nunca el error de copiarlo y pegarlo tal y como viene redactado por alguna agencia de prensa.

Tómese el trabajo de llamar a un par de fuentes médicas de confianza para contarles de qué se trata el gran descubrimiento que ha llegado a sus manos. Busque el punto de vista de un especialista, ya sea para confirmar que se trata de información con real valor noticioso, o más bien de uno de esos documentos que Miguel Ángel Bastenier habría enviado derechito a la papelera.

***

También recomendamos leer: 8 recomendaciones para quienes cubren temas de salud

***
 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.