10 consejos de autocuidado para periodistas

10 consejos de autocuidado para periodistas

Cubrir situaciones traumáticas puede dejar secuelas difíciles de superar. Aquí, algunas ideas para sobrevivir al ejercer el periodismo. 

Tomar largas caminatas lejos de la ciudad regularmente, una de las recomendaciones de este artículo. Fotografía: Pexels en Pixabay. Usada bajo licencia Creative Commons

 

Cubrir un tiroteo, un atentado terrorista o un desastre natural suelen ser sucesos que dejan marcado a un periodista de por vida. Y hacerlo sucesivamente puede ir minando poco a poco la salud física y mental de un reportero. 

Más grave aún, la calidad de la cobertura informativa puede verse negativamente afectada si el periodista no ha tomado las medidas necesarias para preservar su salud adecuadamente. 

Por esta razón, el Instituto Poynter ha publicado una serie de consejos útiles para todos los periodistas que se ven abocados a cubrir eventos violentos. Se trata de una lista elaborada a partir de entrevistas con editores, periodistas y expertos como Bruce Shapiro, director ejecutivo del Centro Dart para Periodismo y Trauma, institución adscrita a la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. 

Resumimos aquí lo más significativo de estos consejos brindados en el artículo de Poynter.

1. No subestime el poder de un buen terapeuta

Hay una buena razón por la que este consejo está de primero en la lista. Si tuviera una enfermedad crónica, la trataría con un profesional. Nuestros cerebros también necesitan cuidado y atención por parte de especialistas en la materia.

2. Averigüe qué recursos tiene la empresa para la que trabaja 

Si en su sala de redacción no se ha comunicado el protocolo de seguridad, pregunte al respecto. Si desea ser proactivo, Dart Center tiene una gran cantidad de recursos sobre trauma, cuidado personal y apoyo entre compañeros.

Muchas organizaciones de noticias también tienen programas de asistencia para empleados que pueden conectarlo con recursos de salud mental antes, durante o después del hecho traumático.

3. Recuerde, la vida es mucho más que su trabajo 

Con demasiada frecuencia, los periodistas respiramos, comemos y dormimos pensando en noticias. Es parte de nuestra identidad, el tejido de quienes somos.

Pero esta dieta constante de contenido en redes sociales y cables que llegan a la redacción es a menudo tóxica. El mismo trabajo que nos da sustento también nos puede hacer olvidar el verdadero impacto que tiene en nuestra salud. 

Entonces, ¿qué puede hacer para desconectarse del trabajo y respirar por un momento? El yoga y la meditación pueden ser alternativas válidas. Practique algún deporte.

4. Busque con quién hablar entre sus colegas

El conflicto o el crimen pueden no ser su fuente, pero tarde o temprano estará involucrado en la cobertura de una historia traumática.

Tenga algunos colegas de confianza con los que pueda hablar sinceramente sobre cómo se siente. Si un amigo está cubriendo una historia difícil, llámelo para ver cómo le está yendo.

5. Preste atención a su cuerpo 

Trate de hacer ejercicio para aprovechar esas endorfinas que levantan el ánimo. No tiene que ser algo intenso. Incluso salir a caminar, celebrar reuniones, estirar o respirar profundamente ayuda.

Comer saludablemente, dormir y mantenerse hidratado son asuntos clave. Recuerde que su cuerpo necesita combustible y descansar cuando ha estado sometido a situaciones de tensión.

6. Preste atención a su mente también 

La mente y el cuerpo están conectados. Cuando no cuida lo primero, este último se apaga.

Varios periodistas creen equivocadamente que las situaciones traumáticas por las que pasaron son insignificantes, en comparación con las de otros colegas. No caiga en esa trampa. Todas las personas tenemos maneras  diferentes de reaccionar al estrés. 

Sus niveles de preocupación, sus sentimientos y sus traumas son reales y deben abordarse. Procure revisar regularmente sus niveles de agotamiento o potencial depresión al hacerse estas preguntas: 

  • ¿Se está aislando en lugar de conectarse con amigos o familiares?

  • ¿No está disfrutando las cosas que hace habitualmente?

  • ¿Su descanso es inestable?

  • ¿Llora espontáneamente?

  • ¿Es difícil concentrarse?

  • ¿Ha disminuido su productividad?

  • ¿Le da miedo ir al trabajo?

  • ¿Se siente desilusionado con el trabajo?

  • ¿Qué le dice su cuerpo?

7. No todos los mecanismos para afrontar el trauma son iguales

Es fácil obtener donas y pizza en la redacción o caer en el consumo excesivo de alcohol u otros estimulantes, pero a la larga esto no es bueno para su salud física o mental.

Procure realizar actividades que le permitan hacer un paréntesis en su trabajo, como viajes por carretera, caminatas o salir a divertirse en la noche. 

8. Cuide a su equipo 

Reconozca las situaciones difíciles así como el arduo trabajo de su equipo. Considere la posibilidad de ser flexible con las horas y el tiempo libre después de haber cubierto noticias de última hora.

Cubrir temas de discriminación racial para una persona de color puede ser difícil. Lo mismo sucede con el reportero inmigrante que cubre temas de migración, o la reportera que informa sobre casos relacionados con las personas LGBTQ. La lista es larga. 

Rote las tareas pesadas siempre que sea posible. Esté atento a los cambios en el rendimiento de la sala de redacción a raíz de asignaciones traumáticas, como plazos no cumplidos, permisos por enfermedad o conflictos entre los miembros del equipo.

9. Jefes y editores, el cambio empieza por ustedes

Tenga en cuenta el ejemplo que está dando. ¿También se está cuidando? ¿Está enviando correos electrónicos a su personal en horas no laborales?

Está bien hablar abiertamente sobre su propio cuidado personal y fomentar así la buena salud mental de su equipo.

10. Empiece por los pequeños cambios 

Piense en el autocuidado como un ejercicio mental y emocional. No tiene que ser lujoso o tomar mucho tiempo. Tomarse un breve tiempo del día para ver memes o imágenes de perritos tiernos puede ser suficiente.

¿Qué es lo que lo hace feliz? Intente hacer eso durante 10 minutos adicionales cada día, especialmente en días difíciles.

El artículo de Poynter concluye recomendando descargar la aplicación Headspace, que sirve para aprender a meditar.

***

También recomendamos leer: Conoce a los encargados de elegir a los ganadores del Premio Roche 2019

 

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.