Mutante: conversaciones para lograr sociedades más evolucionadas

Laboratorios de periodismo innovador

Mutante: conversaciones para lograr sociedades más evolucionadas

Esta propuesta periodística, que define su labor a partir de las necesidades de la audiencia, propone aumentar la calidad de los debates ciudadanos y crear contenidos y experiencias que sirvan para encontrar soluciones a los problemas de la sociedad.

Esta ilustración fue parte de la conversación #HablemosDeEducaciónSexual. Crédito: Chuleta Prieto
Laboratorio de Periodismo Innovador

Ante la rápida transmisión del COVID-19 en todo el mundo, la desinformación parece esparcirse casi al mismo ritmo entre la población, aumentando los riesgos de salud pública asociados a esta pandemia.  

Mutante, un medio periodístico independiente creado en Colombia en 2018, ha decidido que esta oleada de información errónea no solo hace necesaria la acción de los medios, sino también la de ciudadanos comprometidos con la viralización de información rigurosa y de fácil consumo.

Así crearon las Brigadas Informativas, una iniciativa para agrupar ciudadanos con el fin de diseminar, a través de WhatsApp, información verificada que permita vencer los mitos y las noticias falsas.

Esta iniciativa hace parte de lo que Mutante define, en términos evolutivos, como una nueva especie de conversación. 

Su propuesta periodística, que define su labor a partir de las necesidades de la audiencia, propone aumentar la calidad de los debates ciudadanos y crear contenidos y experiencias que sirvan para encontrar soluciones a los problemas más urgentes de la sociedad a la que apuntan.

¿Cuál es la apuesta de Mutante y cómo buscan una evolución más allá del periodismo tradicional?

Conversaciones sociales

El foco de Mutante, creado por los periodistas Nicolás Vallejo y Juan Camilo Maldonado, está en la audiencia.

“En esta profesión te acostumbras a que tu jefe y tu cliente es la gente, la ciudadanía”, dice Juan Camilo Maldonado. 

Su interés es brindarles a sus usuarios los elementos para que inicien conversaciones informadas, con alto nivel de debate que les permitan comprender y buscar acuerdos sobre los principales temas de la sociedad en Colombia. 

Los creadores de Mutante observaron que varios factores como los abrumadores ciclos de noticias en los que un escándalo hace olvidar rápidamente al anterior, la falta de contexto en las informaciones, la pérdida de confianza del público en el periodismo, la presión de los grupos de poder y las dificultades financieras de los medios, hacían necesaria una nueva manera de hacer periodismo. 

La estrategia, al mejor estilo darwiniano, era adaptarse o morir.

Así, contrario a la dinámica del periodismo tradicional en el que la publicación de un reportaje es el fin del proceso informativo, Mutante le apostó a un modelo en que el artículo publicado es solo el comienzo de una conversación.

Para Mutante, el ciclo de esas conversaciones comienza cuando detectan un tema de interés público, sobre el cual producen investigaciones periodísticas en profundidad. 

Luego, a partir de esas investigaciones, abren espacios de conversación en distintos espacios, con un fuerte uso de las redes sociales. Finalmente, el ciclo se cierra cuando organizan los aportes que dejan esas conversaciones y los comparten para que se vuelva un contenido de utilidad pública que lleven a acciones que puedan generar cambios en la sociedad. 

Muchas veces el periodismo tradicional llega hasta la etapa de identificar e informar sobre un problema, pero la ambición de Mutante es ir más allá y aportar para que se llegue a una solución.

“Somos conscientes de que los cambios se logran no solo a nivel de organizaciones sino también a nivel individual”, dice Maldonado.

Recientemente Mutante ha impulsado conversaciones sobre temas como el consentimiento sexual, el abuso sexual en línea, la migración, las protestas sociales en Colombia, y el consumo de marihuana, por ejemplo. 

Para ello, se valen de formatos multimedia en Facebook, Instagram y Twitter. Estos contenidos vienen marcados por un tono de conversación, de preguntas retadoras que animan al usuario a que comparta su aporte. 

En Instragram, por ejemplo, se valen las herramientas interactivas de las stories, para pedir opiniones, hacer sondeos, o recolectar testimonios. 

Para ellos, el uso de hashtags es clave para organizar sus conversaciones. En 2019, por ejemplo, invitaron a su audiencia a #HablemosDeLaSelva, #HablemosDelasDrogas, #HablemosDeLaXenofobia, o #HablemosDelEmprendimiento.

El modelo de negocio

“Nuestro escenario ideal es tener un proyecto 100% financiado por ciudadanos”,  dice Maldonado, pero mientras logran llegar a ese modelo, Mutante se sostiene como un ser de “tres patas”, que le garantizan su sostenibilidad. 

1. Donaciones de su audiencia: con estas donaciones, Mutante enfatiza que su modelo “está diseñado para rendirle cuentas exclusivamente a la ciudadanía”. Ahora, con apoyo del Membership Puzzle Project, Mutante trabaja en la creación de un modelo de membresía. 

Para ello, tienen claro que la clave para atraer y fidelizar a los miembros de su comunidad, es brindar una experiencia enriquecedora.

“No queremos que nos den plata solo por amor a la causa, sino que la experiencia de estar en esa causa debe ser lo suficientemente grata para que esto sea sostenible”, dice Maldonado.

“Nuestro mayor reto con nuestras comunidades es crear una experiencia realmente grata para la gente que está pagando por ello”

2. Financiamiento: por parte de instituciones que quieran patrocinar conversaciones sobre temas que consideren importantes, siempre respetando la independencia del medio.

“En periodismo ser independiente es ser 100% libre, no 95% ni 98% libre”, dice Maldonado. 

Encontrar un modelo en el que las organizaciones patrocinan conversaciones pero sin influir en la línea editorial del medio o en la presencia de marca no ha sido fácil.

Maldonado cuenta, por ejemplo, que en una ocasión les tocó rechazar la oferta de una organización que estaba interesada en patrocinar una de las conversaciones porque querían tener cierto control sobre la forma en la que se mostraría su marca.

A raíz de ese “descalabro”, como lo llama Maldonado, en Mutante aprendieron que el tema de la independencia se debe dejar claro desde el principio. El episodio además les sirvió para diseñar una forma de redactar los convenios y comenzar a estandarizar la forma en la que harían alusión a las marcas que los patrocinan, no solo por el interés de ellas, sino como una manera de ser transparentes con la audiencia. 

3 Un estudio comercial llamado Camino, que funciona como una entidad separada de Mutante y que genera contenidos y estrategias para terceros, enfocados en el cambio social. 

 

El impacto

Para Mutante, la medición del impacto de las conversaciones que generan va más allá de métricas y estadísticas. 

Aunque están en constante revisión, han hecho ejercicios de rastrear qué decisiones de cambio se han tomado a raíz de las conversaciones que ellos generan. 

También miden lo que ellos llaman “referencias de uso”, es decir, la manera en que sus contenidos se utilizan en escenarios reales de la sociedad. Por ejemplo, han recibido cartas en las que profesores de escuelas rurales les cuentan que utilizan los manuales creados por Mutante como material de clase. 

Al mismo tiempo monitorean la calidad de las conversaciones, con el fin de hacerlas cada vez más relevantes, plurales y diversas, con nuevos puntos de vista. 

Finalmente, también están atentos al grado de influencia que tienen sus contenidos. Revisan las citas o las menciones que hacen de ellos en otros medios, pero también están atentos a otros medios que hayan decidido abordar los temas propuestos por Mutante, aunque no los mencionen. 

“Estos indicadores de impacto son también una motivación, no se trata de medir por medir si no de seguir adelante y fortalecer todos estos temas”, dice Maldonado.

 

3 consejos mutantes para emprendedores

En nuestra conversación con Maldonado, rescatamos estas tres lecciones que él y sus colegas de Mutante aprendieron durante el desarrollo de su proyecto: 

Para quienes quieren emprender su propio medio pero aún no se atreven a dar el paso: 

“No esperen a que los echen o a que se aburran de sus trabajos para comenzar a diseñar su propio modelo de negocio. Es mejor diseñar una modelo de negocio sin la angustia de pensar en la plata que tienes en el banco”.

Para quienes ya están desarrollando su propio proyecto: 

“Nunca hay que subestimar el poder que tiene dibujar (bocetos y canvas) y hacerse preguntas sobre los problemas que la gente necesita solucionar”.

Para quienes buscan ideas originales para crear su proyecto: 

“Aunque no seamos expertos en estudios de mercado, simplemente con hablar con la gente, escuchar sus frustraciones y necesidades, nos puede dar ideas de por dónde montar un proyecto que ofrezca valor y sea competitivo”. 

 

3 referentes de inspiración para Mutante

Maldonado nos contó de tres proyectos que han mirado de cerca y les han servido de referente para crear su propio modelo de sostenibilidad:

Hearken: esta es una plataforma que ofrece a los medios estrategias y metodologías para crear cercanía, engagement y una relación recíproca con sus audiencias. 

Propublica: es uno de los medios de periodismo investigativo más respetados de Estados Unidos. Funciona como una agencia sin ánimo de lucro, financiada a través de donaciones. 

De Correspondent: este medio de origen holandés ofrece una membresía en la que el usuario decide cuánto pagar por acceder a sus contenidos durante un año. Además, prometen una experiencia que va más allá de consumir los contenidos, como, por ejemplo, compartir experiencias en una conversación global.

 

Este contenido es posible gracias a los aportes del Programa de Periodismo Independiente de Open Society Foundations.

Comentarios

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.