Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Una periodista se hizo pasar por prostituta para descubrir la vida de estas mujeres; sobornó a un policía que quiso llevársela arrestada. ¿Éticamente es aceptable el disfraz? R.- A las razones expuestas en la respuesta anterior hay que agregar, puesto que la consulta propone de nuevo el mismo tema, el peligro de convertir la noticia en un espectáculo y de hacer del periodista parte de un espectáculo.
Entre las normas de algún manual de estilo, se le indica al periodista que no incluya en sus informaciones el relato de sus dificultades para obtener una noticia o una entrevista. La minucia se basa en una conciencia profesional clara sobre la inconveniencia de que el periodista ocupe la escena que debe estar reservada solo para los hechos y sus protagonistas.
El del periodista es un papel tanto más importante cuanto más discreto. Esa discreción es una condición para la credibilidad y para el rigor en la verdad de los hechos. Una intervención del periodista en primer plano subordina los hechos a su figuración.
Cuando además del engaño, el periodista agrega su voluntad de aparecer, hace evidente que más que la verdad, lo que predomina en esta clase de periodismo es la búsqueda de poder para el periodista. Para impedir esa deformación de la profesión, y esa negación del servicio que se le debe a la sociedad, los manuales de estilo formulan normas y recomendaciones que, acatadas, elevan el nivel profesional y la calidad del servicio para la sociedad.
Documentación
El autor de un texto informativo debe estar totalmente al margen de lo narrado, lo cual excluye la utilización de la primera persona en singular y en plural. Las dificultades y peripecias que haya tenido el periodista para obtener una información no interesan al lector y no deben mencionarse en el texto.
Manuel de Redacción de El Tiempo, Bogotá, a 2.05.03 y 2.05.17.
El cronista que cubre un hecho no debe pretender convertirse en protagonista del suceso ni del texto que redacta. Las dificultades que pueda encontrar en su tarea no le interesan al lector… La función del periodista ha de ser tan neutra como para que el hecho que es materia de la noticia ocupe con exclusividad el primer plano.
Principios éticos de La Nación, de Buenos Aires
Al ir tras las noticias los redactores no deben fingir una identidad falsa. No deben tratar de hacerse pasar por policías, enfermeros, médicos o cualquier otra cosa que no sea un periodista. La imparcialidad implica honestidad, lo que no significa situarse en el mismo nivel del lector sino jugar limpio con él.
Código de conducta de The Washington Post.
Las dificultades que haya tenido un redactor para obtener los datos de su información tampoco interesan… El autor de un texto informativo debe permanecer totalmente al margen de lo que cuenta, por lo que no podrá utilizar la primera persona de singular ni del plural.
Libro de Estilo de El País (Madrid) A 2.15 y 2.16

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.