Periodismo cultural | Page 20 | Fundación Gabo

Periodismo cultural

Rinaldo Alessandrini dirigiendo uno de los conciertos. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
A Rinaldo Alessandrini no le importa hablar contigo a menos que sepas de lo que estás hablando, y más te vale que sea sobre sus sinfonías. Desde el Festival Internacional de Música de Cartagena, la estrella más importante de la música barroca de hoy no nos cuenta nada porque no teníamos ninguna pregunta que hacerle sobre su música. ¿Vale la pena perseguir a alguien que no quiere hablar contigo?

El violinista Salvatore Accardo, durante su concierto con la Orquesta Filarmónica en el Teatro Adolfo Mejía. Joaquín Sarmiento/ Archivo FNPI
Accardo no sólo visitó Cartagena para dirigir el concierto de clausura del festival. Fue uno de los invitados centrales. Lo dice Antonio Miscená, el director general: “Es un músico fabuloso, toca muy bien y sus interpretaciones se enmarcan perfectamente dentro de la escuela violinística histórica italiana. Para mí era fundamental tenerlo acá”.

Concierto. Festival Internacional de Música Clásica.Fotos: Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
In the historic center, in the inner court of the Hotel Santa Teresa, where colonial style furniture is accompanied by an impressive amount of tropical plants, Julia Salvi explains their story with a vivid look.  With her Italian husband, Victor Salvi, a harpist and a luthier, they accomplished their dream when they found Cartagena de Indias with the perfect conditions of a festival city and founded their classical music festival opening a new world for Colombians who have such a strong tradition of popular music, or “musica popular”.

Paragüitas y las Marimondas del Barrio Abajo. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
El origen más lógico de la palabra viene del verbo “mondar”, que significa pelar. Pero los costeños decidieron acoger otra teoría, más colorida: dicen las leyendas locales que la palabra cobró vida como consecuencia del encuentro de dos mundos, cuando las prostitutas francesas llegaban al Caribe para buscar fortuna en los burdeles con los comerciantes y se encontraban con la privilegiada constitución física de los negros.

Una máscara en el taller grupal de Jose Llanos of the African Jungle en Galapa el 16 de enero de 2013. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
—¡Qué viva Galapa…! ¡Qué vivaaaa! ¡Qué viva el Rey Momo…! ¡Qué vivaaaa!- grita el público en el desfile de la Carrera 41, junto a los reyes infantiles, las reinas de reinas y los ex momos.

Juan Carlos Contreras, en el cuatro, Gabriele Mirabassi, en el clarinete y Elvis Díaz en el Arpa llanera, hacen su presentación en concierto en la Plaza La Trinidad Getsemaní. Johana Peña/ Archivo FNPI
En su primer recital en este festival, el pasado 7 de enero, Contreras presentó con este trío inusual de clarinete, arpa y cuatro (en algunos apartes, también incluyó la bandola llanera) sus arreglos de dos piezas venezolanas fundamentales: el joropo con el sugerente título ‘El diablo suelto’, de Heraclio Fernández, y ‘Quinta Anaúco’, de Aldemaro Romero.

omparsa del Rey del Carnaval Gay. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
Al verme llegar, Fabián Gómez entiende la razón de mi presencia y después de saludarme entra a la casa. Él y Jairo Polo me habían ofrecido mostrarme el lugar donde guardan los disfraces usados en carnavales pasados

Santiago Cañón, Chelista Colombiano,durante el concierto en la Plaza de la Trinidad. Joaquín Sarmiento/ Archivo FNPI
Si el destino es un contrato escrito, el de Santiago Cañón tiene la firma de una empresa familiar. Ricardo Cañón, su padre, es clarinetista de la Filarmónica de Bogotá. Su madre tenía una carrera de chelista hasta que empezó a ocuparse de la de él, y Natalia, la hermana cinco años mayor, es una violinista que hoy cursa un postgrado en música en la universidad de Louisiana

Mujer bailando en la Rueda de Cumbia. Barranquilla, Colombia. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
The cumbia is Colombia’s proudest export, a propulsive four-four beat that emerged from the rural areas surrounding the Magdalena river, Colombia’s Mississippi.

Concierto de Diego Shissi en la Plaza de la Trinidad. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
Schissi is one of the most skillful and celebrated interpreters of the Argentine cultural inheritance working today. Still, it’s difficult to imagine a more polarizing performance at the Seventh International Music Festival in Cartagena, Colombia than his.

Mario Brunello, Chelista italiano, y sus músicos antes del concierto en el Hotel Santa Clara . Festival Internacional de Música Clásica. Archivo FNPI
The Italian cellist Mario Brunello reveals the two keywords that support his special relationship with nature.

Diego Shissi, músico argentino, durante el concierto en el Claustro La Merced, Cartagena. Joaquín Sarmiento/Archivo FNPI
Diego Schissi dice que lo suyo no es tango, que no es jazz, que no es canción.

Li Saumet, vocalista de Bomba Estéreo, posando para el fotográfo.Joaquín Sarmiento/ Archivo FNPI
Li está vestida de reina, y en su atuendo resume la esencia de la comparsa...

It was the 1960s and women in Colombia weren’t permitted into popular parties. Although they danced at carnival time which hosts the biggest carnival in the Caribbean region, the social structure was such that women barely had a voice in society, let alone a place in public parties – a scenario that peeved this woman the most. After all, it had been several years since she started voting but public parties still had no place for her and other Colombian women.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.